Información de la revista
Vol. 35. Núm. 6.Noviembre - Diciembre 2015
Páginas 517-602
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 35. Núm. 6.Noviembre - Diciembre 2015
Páginas 517-602
Carta al Director: Casos clínicos breves
DOI: 10.1016/j.nefro.2015.09.010
Open Access
Mycobacterium fortuitum como causa de infección del orificio del catéter de diálisis peritoneal. Caso clínico y revisión de la literatura
Mycobacterium fortuitum as a cause of peritoneal dialysis catheter port infection. A clinical case and a review of the literature
Visitas
7791
Ana Belén Martínez Lópeza,
Autor para correspondencia
anabelen.martinez@salud.madrid.org

Autor para correspondencia.
, Olalla Álvarez Blancoa, María Jesús Ruíz Serranob, María Dolores Morales San-Joséa, Augusto Luque de Pablosa
a Sección de Nefrología Pediátrica, Servicio de Pediatría, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
b Servicio de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
Este artículo ha recibido
7791
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Características de los pacientes en diálisis peritoneal con infección del orificio de salida por micobacterias no tuberculosas de crecimiento rápido (N=24)
Texto completo
Sr. Director:

Una de las complicaciones más frecuentes e importantes en pacientes con diálisis peritoneal son las infecciones relacionadas con el catéter. La infección del orificio de salida se caracteriza por la presencia de exudado purulento, con o sin eritema, en la unión entre el catéter y la piel. Los principales patógenos implicados son los estafilococos y las bacterias Gram-negativas, siendo las micobacterias atípicas de crecimiento rápido (MACR) una causa muy rara.

Presentamos el caso de un paciente pediátrico con infección del orificio de salida del catéter peritoneal por Mycobacterium fortuitum, y realizamos una revisión de la literatura.

Niño de 4 años en diálisis peritoneal continúa ambulatoria (DPCA) desde hace 4 meses. Consulta por presentar el orificio del catéter peritoneal eritematoso y con leve exudado sin mejoría tras 7 días de mupirocina tópica. Tras recoger cultivo se inicia tratamiento tópico con ciprofloxacino. A los 6 días persiste su estado eritematoso, aparece supuración color chocolate, y se objetiva un granuloma (fig. 1). Se encuentra afebril y clínicamente asintomático. La analítica sanguínea no muestra elevación de reactantes de fase aguda, y la citoquímica del líquido peritoneal es normal. El cultivo previo es positivo para MACR. Se inicia tratamiento con ciprofloxacino y amikacina intraperitoneal, y lavados del orificio con Betadine®. Posteriormente se tipifica como Mycobacterium fortuitum sensible a ambos fármacos. Se mantiene el tratamiento durante 8 semanas negativizándose el cultivo, pero presenta lenta mejoría del aspecto del orificio (fig. 1) por lo que, pese a mantenerse asintomático, y sin evidencia analítica de peritonitis, se decide sustituir el catéter Tenckhoff. El paciente continúo con DPCA sin presentar problemas de ultrafiltración. Previamente a este episodio no había presentado ningún cuadro infeccioso ni había recibido tratamiento antibiótico sistémico.

Figura 1.

Superior: orificio de catéter de diálisis peritoneal con aspecto eritematoso, aparición de un granuloma y supuración color chocolate. Centro: aspecto del orificio a las 2 semanas. Inferior: aspecto del orificio a las 6 semanas desde el inicio del tratamiento específico.

(0,16MB).

En los últimos años se ha observado un aumento en la incidencia de infecciones causadas por MACR, un grupo ampliamente distribuido en la naturaleza que puede sobrevivir en ausencia de nutrientes y en un amplio margen de temperaturas. Las MACR predominantes en las infecciones humanas son: M. fortuitum, M. chelonae, M. mucogenicum, M. abscessus y M. marinum1, siendo las 2 primeras las más frecuentes como causa de infección con relación al catéter de diálisis peritoneal.

En la literatura hemos encontrado 23 casos, publicados entre 1990-2011 correspondientes a 10 artículos en lengua inglesa o española, que presentaron una infección del orificio de salida del catéter peritoneal por MACR2–11, uno de ellos pediátrico2. El microorganismo más frecuente, al igual que en nuestro caso (N=24), fue M. fortuitum, seguido de M. chenolae y M. abscessus. En un paciente la infección se asoció a peritonitis y en 4 a infección del trayecto subcutáneo (tabla 1).

Tabla 1.

Características de los pacientes en diálisis peritoneal con infección del orificio de salida por micobacterias no tuberculosas de crecimiento rápido (N=24)

Características  Número  Porcentaje 
Organismo
M. fortuitum  14  58,2 
M. chenolae  20,8 
M. abscessus  20,8 
Aspecto del orificio de salida (N=16)
Drenaje purulento  16/16  100 
Tejido de granulación  9/16  56,2 
Absceso  5/16  31,2 
Asociado a peritonitis  4,1 
Asociado a infección del túnel del catéter  16,6 
Precisan sustitución del catéter  16  66,7 
Cambio a HD (N=23 pacientes)
Sí (temporal o permanente)  12/23  52,1 
No  11/23  47,8 

Los factores predisponentes descritos son: inmunodepresión, peritonitis recurrente con múltiples ciclos antibióticos, cirugía, traumatismo accidental o la inyección.

La baciloscopia es el primer escalón diagnóstico, consiste en una tinción de auramina o Ziehl-Neelsen que pone de manifiesto la característica ácido-alcohol resistencia de las micobacterias. Posteriormente se debe realizar un cultivo en 2 medios selectivos: uno sólido a base de huevo (Lowenstein-Jensen), y otro líquido de lectura automatizada (MGIT, MB/BacT, ESP). El crecimiento de colonias suele aparecer antes de 7 días. Su identificación se realiza mediante sistemas fenotípicos (pruebas bioquímicas) y sistemas genotípicos, mucho más rápidos y precisos, basados en el reconocimiento de secuencias de ADN específico de cada especie.

Las MACR son relativamente resistentes a los desinfectantes estándares, y capaces de formar biopelículas como estrategia de supervivencia dificultando su erradicación. Por ello, en una gran proporción de casos, se requiere la retirada o el reemplazo del catéter peritoneal. En los casos revisados el catéter de diálisis se sustituyó globalmente en un 65,2%. Todos los casos asociados a peritonitis o infección del túnel, todos los correspondientes a infección por M. abcessus, y el 80% de los causados por M. chenolae precisaron su retirada. En más del 50% fue preciso el paso a hemodiálisis.

Debido a su gran variabilidad en cuanto a resistencias antibióticas es necesario realizar una correcta identificación a nivel de especie y estudios de sensibilidad in vitro a diversos fármacos para establecer un tratamiento adecuado. Actualmente la técnica de microdilución en caldo es la aconsejada para determinar su sensibilidad; estos últimos años se ha introducido la técnica comercial llamada E-test, más rápida y cuya correlación con el método de referencia es excelente. Una terapia empírica podría incluir una tratamiento combinado de aminoglucósidos (amikacina), macrólidos (claritromicina y azitromicina) y fluorquinolonas (aunque M. chenolae y M. abscessus pueden ser resistentes a estas últimas). La duración óptima de tratamiento no está definida. En los casos revisados osciló entre uno y 6 meses. Un caso se resolvió tras retirar la profilaxis tópica con gentamicina que aplicaba desde hacía 7 semanas, sin precisar tratamiento antibiótico10.

Conclusión

Ante infecciones del catéter o peritonitis con cultivos negativos debemos considerar las MACR para evitar retrasos en el diagnóstico y disminuir la morbilidad asociada. En una proporción considerable precisan de la sustitución o retirada del Tenckhoff y la conversión a hemodiálisis.

Bibliografía
[1]
P. García-Martos, L. García-Agudo.
Infecciones por micobacterias de crecimiento rápido.
Enferm Infecc Microbiol Clin., 30 (2012), pp. 192-200
[2]
Ellis EN, Schutze GE, Wheeler JG. Nontuberculous mycobacterial exit-site infection and abscess in a peritoneal dialysis patient. A case report and review of the literature. Pediatr Nephrol 2005;20:1016-1018.
[3]
R. White, K. Abreo, F. Flanagan, M. Gadallah, K. Krane, M. el-Shahawy, et al.
Nontuberculous mycobacterial infections in continuous ambulatory peritoneal dialysis patients.
Am J Kidney Dis, 22 (1993), pp. 581-587
[4]
T.W. Gehr, B.A. Walters.
Catheter-related Mycobacterium chelonei infection in a CAPD patient.
Perit Dial Int, 14 (1994), pp. 278-288
[5]
C. Hevia, M.A. Bajo, J.A. Sánchez-Tomero, G. del Peso, A. Fernández-Perpen, I. Millán, et al.
Peritoneal catheter exit-site infections causes by rapidly-growing atypical mycobacteria.
Nephrol Dial Transplant, 15 (2000), pp. 1458-1460
[6]
M.A. Kleinpeter, N.K. Krane.
Treatment of mycobacterial exit-site infections in patients on continuous ambulatory peritoneal dialysis.
Adv Perit Dial, 17 (2001), pp. 172-175
[7]
C.J. Renaud, S. Subramanian, P.A. Tambyah, E.J.C. Lee.
The clinical course of rapidly growing nontuberculous mycobacterial peritoneal dialysis infections in Asians: A case series and literature review.
Nephrology (Carlton), 16 (2011), pp. 174-179
[8]
Y.P. Siu, K.T. Leung, M.K.H. Tong, M.K.F. Lee.
Mycobacterium chenolae exit site infection in a patient on peritoneal dialysis.
Clin Nephrol, 63 (2005), pp. 321-324
[9]
N. Gourtzelis, S. Margassery, B. Bastani.
successful treatment of severe Mycobacterium fortuitum exit-site infection with preservation of the Tenckhoff catheter.
Perit Dial Int, 25 (2005), pp. 607-608
[10]
K.C. Tse, S.L. Lui, V.C.C. Cheng, T.P.S. Yip, W.K. Lo.
A cluster of rapidly growing mycobacterial peritoneal dialysis catheter exit-site infections.
Am J Kidney Dis, 50 (2007), pp. e1-e5
[11]
J. Viguera, J.A. Oliva, R. Pascual, X.M. Lens, J. Carrio, J.M. Mallafre.
Mycobacterium fortuitum in patients with chronic renal insufficiency: A propos of two cases.
Enferm Infecc Microbiol Clin., 8 (1990), pp. 286-288
Copyright © 2015. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.