Información de la revista
Vol. 44. Núm. 2.marzo - abril 2024
Páginas 119-312
Vol. 44. Núm. 2.marzo - abril 2024
Páginas 119-312
Carta al Director
Acceso a texto completo
Uso compasivo de tolvaptán en megacolon adquirido secundario a poliquistosis renal autosómica dominante (PQRAD)
Compassionate use of tolvaptan in acquired megacolon secondary to autosomal dominant polycystic kidney disease (ADPKD)
Visitas
2037
Iris Viejo Boyanoa,
Autor para correspondencia
ivb_1993@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Paul José Hernández Velascob, Eduardo Gutiérrez Martínezb
a Servicio de Nefrología, Hospital Universitari i Politècnic La Fe, Valencia, España
b Servicio de Nefrología, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Director,

La poliquistosis renal autosómica dominante (PQRAD) es la enfermedad renal hereditaria más frecuente. Su prevalencia estimada es variable según las series, oscilando entre 1 de cada 500 y 1 de cada 2.000 personas. Representa la cuarta causa de enfermedad renal crónica terminal (ERCT), constituyendo entre el 6 y el 10% de la población en tratamiento renal sustitutivo (TRS)1.

Se caracteriza por la aparición paulatina de quistes renales y progresión a ERCT, así como por la asociación de manifestaciones sistémicas tales como hipertensión arterial, aneurismas intracraneales y poliquistosis hepática. El crecimiento de los quistes y del tamaño renal se relaciona, además de con la progresión hacia la ERCT, con síntomas asociados al compromiso de espacio abdominal y a la compresión sobre otras estructuras, generando saciedad, dolor y pseudo-obstrucción intestinal2.

El conocimiento de esta enfermedad ha ido progresando en las últimas décadas. Desde que en los años noventa se identificaran los principales genes relacionados con la PQRAD, PKD1 y PKD23,4, se ha conseguido establecer una estrecha correlación genotipo-fenotipo, así como la identificación de aquellos que confieren más riesgo de progresión. Además, se han descubierto nuevos genes implicados (GANAB, DNAJB11 y ALG9)5-7, así como algunas de las vías metabólicas implicadas en la cistogénesis, como es el caso de la sobreexpresión de adenosín monofosfato cíclico (AMPc). Esto ha permitido el desarrollo de fármacos como el tolvaptán, un antagonista del receptor V2 de la vasopresina, que reduce los niveles de AMPc en el túbulo colector y en la nefrona distal, reduciendo así la secreción de fluidos al interior del quiste y la proliferación celular, lo que provoca un enlentecimiento del desarrollo quístico y la progresión de la enfermedad8.

Actualmente, la indicación de tolvaptán está limitada al objetivo de enlentecer la progresión de la enfermedad renal, quedando restringido únicamente a los pacientes adultos con ERC estadios 1-4 y evidencia de criterios de rápida progresión1,8,9. Sin embargo, hay otros potenciales beneficios de uso, como el que expresamos a continuación.

Se trata de una mujer de 69 años, con antecedentes de hipertensión, polineuropatía sensitiva axonal por síndrome CANVAS y PQRAD diagnosticada a los 40años, con confirmación posterior de mutación en PKD2. A lo largo de la evolución de la enfermedad han destacado las siguientes incidencias: punción evacuadora de los quistes que comprimían la arteria renal hace aproximadamente 30años y varios episodios de pseudo-obstrucción intestinal justificados por un megacolon adquirido secundario a compresión intestinal por los quistes renales (fig. 1) que precisaron la punción y la esclerosis de un quiste dominante de gran tamaño en el último año. A pesar de ello, la paciente persistió con dificultad para la ingesta y dolor abdominal. En ese momento la función renal se mantenía normal y no presentaba criterios de rápida progresión, lo que impedía el uso de tolvaptán según las actuales indicaciones. Sin embargo, en septiembre de 2022 se decidió ensayar tratamiento compasivo con tolvaptán de acuerdo con la paciente, con fines dirigidos a disminuir el volumen abdominal, así como un mejor control del dolor. En consonancia con este razonamiento, se prescribieron 45mg de tolvaptán por la mañana y 15mg ocho horas después.

Figura 1.

Compresión de asas intestinales por quistes renales de gran tamaño compatible con megacolon.

(0,41MB).

En las revisiones de noviembre y diciembre de 2022 la paciente refiere encontrarse mejor, con disminución de la sensación de ocupación abdominal, sin nuevos episodios de pseudo-obstrucción intestinal, disminución de la saciedad y del dolor abdominal, lo que le ha permitido volver a hacer deporte, viajar y ganar 1-2kg de peso. La paciente refiere buena tolerancia a los efectos acuaréticos y no presenta alteraciones bioquímicas en los controles analíticos.

El efecto de «vaciado» de los quistes renales es rápido, ya que suele acontecer en las 3-4 primeras semanas tras el inicio de tratamiento con tolvaptán10, circunstancia que podría explicar la precoz mejoría de la enferma.

En conclusión, la PQRAD es una entidad caracterizada por la aparición de quistes renales, progresión a ERCT, manifestaciones sistémicas asociadas y sintomatología secundaria a la compresión de estructuras por los quistes renales. En el momento actual, las indicaciones de uso de tolvaptán están restringidas a enlentecer la progresión renal; sin embargo, los beneficios también pueden incluir la mejoría de clínica digestiva, como ocurre en nuestro caso.

Bibliografía
[1]
E. Ars, C. Bernis, G. Fraga, M. Furlano, V. Martínez, J. Martins, et al.
Documento de consenso de poliquistosis renal autosómica dominante del grupo de trabajo de enfermedades hereditarias de la Sociedad Española de Nefrología. Revisión 2020.
Nefrología., 42 (2021), pp. 367-389
[2]
A.E. Mikolajczyk, H.S. Te, A.B. Chapman.
Gastrointestinal manifestations of autosomal-dominant polycystic kidney disease.
Clin Gastroenterol Hepatol., 15 (2017), pp. 17-24
[3]
M.H. Breuning, F.G. Snijdewint, H. Brunner, A. Verwest, J.W. Ijdo, J.J. Saris, et al.
Map of 16 polymorphic loci on the short arm of chromosome 16 close to the polycystic kidney disease gene (PKD1).
J Med Genet., 27 (1990), pp. 603-613
[4]
D.J.M. Peters, L. Spruit, J.J. Saris, D. Ravine, L.A. Sandkujil, R. Fossdal, et al.
Chromosome 4 localization of a second gen for autosomal dominant polycystic kidney disease.
Nat Genet., 5 (1993), pp. 359-362
[5]
B. Porath, V.G. Gainullin, E. Cornec-le Gall, E.K. Dillinger, C.M. Heyer, K. Hopp, et al.
Mutations in GANAB, encoding the glucosidase IIα subunit, cause autosomal-dominant polycystic kidney and liver disease.
Am J Hum Genet., 98 (2016), pp. 1193-1207
[6]
E. Cornec le Gall, R.J. Olson, W. Beese, H.M. Heyer, V.G. Gainullin, J.M. Smith, et al.
Monoallelic mutations to DNAJβ11 cause atypical autosomal-dominant polycystic kidney disease.
Am J Hum Genet., 102 (2018), pp. 832-844
[7]
W. Beese, A.R. Chang, J.Z. Luo, W.J. Triffo, B.S. Moore, A. Gulati, et al.
ALG9 mutation carriers develop kidney and liver cysts.
J Am Soc Nephrol., 30 (2019), pp. 2091-2102
[8]
I. Capuano, P. Buonanno, E. Riccio, M. Amicone, A. Pisani.
Therapeutic advances in ADPKD: The future awaits.
J Nephrol., 35 (2022), pp. 397-415
[9]
Ministerio de Sanidad, Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Informe de Posicionamiento Terapéutico de tolvaptan (Jinarc®) en poliquistosis renal autosómica dominante. IPT, 42/2022. V1. Disponible en: https://www.aemps.gob.es/medicamentosUsoHumano/informesPublicos/docs/2022/IPT_42-2022-Jinarc.pdf
[10]
M.V. Irazabal, V.E. Torres, M.C. Hogan, J. Glockner, B.F. King, T.G. Ofstie, et al.
Short-term effects of tolvaptan on renal function and volume in patients with autosomal dominant polycystic kidney disease.
Kidney Int., 80 (2011), pp. 295-301
Copyright © 2023. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?