Información de la revista
Vol. 44. Núm. 2.marzo - abril 2024
Páginas 119-312
Vol. 44. Núm. 2.marzo - abril 2024
Páginas 119-312
Carta al Director
Acceso a texto completo
Nefropatía por poliomavirus JC en paciente trasplantado renal, un invitado infrecuente
JC polyomavirus nephropathy in renal transplant patient: An uncommon guest
Visitas
2142
Cristo Adonay Santana Quintanaa,
Autor para correspondencia
adocsq@hotmail.com

Autor para correspondencia. 35016, España.
, Roberto Gallego Sampera, María José Pena Lópezb, Rafael Camacho Galánc, Raquel Santana Estupiñána, Sara Aladro Escribanoa, Juan Carlos Quevedo Reinaa, Daniel Medina Garcíaa, Yuliana Stefanía Daruiz D‘Orazioa, Patricia Pérez Borgesa
a Servicio de Nefrología, Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, Las Palmas de Gran Canaria, España
b Servicio de Microbiología, Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, Las Palmas de Gran Canaria, España
c Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, Las Palmas de Gran Canaria, España
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Evolutivo de resultados analíticos y microbiológicos
Texto completo
Sr. Director,

El virus BK (VBK) constituye el principal responsable de la nefropatía asociada a poliomavirus (NAPV) en el trasplante renal siendo una causa importante de pérdida del injerto. En los últimos años la nefropatía por poliomavirus se ha asociado al virus JC (VJC)1, entidad de menor frecuencia y presentación clínica más tardía, lo que suele ocasionar un retraso en el diagnóstico. Presentamos un caso de nefropatía asociada a poliomavirus JC (NAPV-JC) en un paciente trasplantado renal, siendo según nuestro conocimiento el primer caso descrito en nuestro país.

Varón de 43 años con antecedentes de enfermedad renal crónica secundaria a glomeruloesclerosis segmentaria y focal en diálisis peritoneal desde 2009, que recibe trasplante renal de donante cadáver en muerte encefálica en febrero de 2011. Recibió basiliximab, esteroides, tacrolimus y micofenolato de mofetilo, presentando como terapia de mantenimiento: prednisona 5mg/día, micofenolato de mofetilo 2g/día y tacrolimus (niveles de 6-8 ng/dl).

Durante el 2021 presenta un deterioro progresivo de la función renal hasta alcanzar niveles de creatinina sérica de 1,95mg/dl (creatinina sérica basal 1,2-1,3mg/dl) (tabla 1). El estudio microbiológico en plasma y orina descartó la infección por citomegalovirus y VBK. Así mismo, se realizaron anticuerpos anti-HLA y ecografía de abdomen que no reflejaron datos de interés. Por ello, se decide en abril de 2022 realizar una biopsia renal.

Tabla 1.

Evolutivo de resultados analíticos y microbiológicos

  26/08/20  15/10/21  07/04/22  28/04/22  20/05/22  29/07/22  02/08/22  28/08/22  19/09/22  10/10/22  21/11/22
Creatinina sérica (mg/dL)  1,33  1,7  1,95  Biopsia renal1,95  2,14  Inicio de inmunoglobulinas Inespecícas2,12  1,86  1,92  1,96  Finalización de inmunoglobulinas inespecícas
FG CKD-EPI (ml/min/1,73m265,9  49  41  41  37  37  43  39  41 
Proteinuria (g/24h)  0,08  0,08  0,06  0,18  0,24  0,38  0,42  0,15  0,09 
Tacrolimus (ng/mL)  6,9  6,9  7,1  6,8  4,6  4,2  2,9  2,9 
Everolimus (ng/mL)    3,6  6,7  8,3  4,83  4,58 
Viruria JC(log)  Positivo  Positivo(6,6 log)  Positivo(7,3 log)  Positivo(6,3 log)  Positivo(6 log)  Positivo(5,6 log) 
Viremia JC(log)  ..  Positivo(3,4 log)  Positivo(3,4 log)  Positivo(1,8 log)  <20 copias)  <20 copias 

La biopsia renal mostró un total de 18 glomérulos (7 en esclerosis global) y una arteria de calibre medio, una inflamación crónica linfoplasmocitaria leve y zonas de fibrosis intersticial y atrofia tubular. Se observaron numerosas imágenes nucleares compatibles con inclusiones virales, las cuales fueron positivas con la tinción inmunohistoquímica SV-40 (fig. 1). El estudio con inmunofluorescencia y la tinción con C4d fue negativa. El diagnóstico presuntivo fue nefropatía asociada a poliomavirus BK (NAPV-BK), sin embargo, la detección de la carga viral del VBK en muestras de plasma y orina fue repetidamente negativa; por lo que se planteó la implicación de otro poliomavirus.

Figura 1.

Inmunohistoquímica positiva para el antígeno SV40 en células tubulares infectadas por virus JC.

(0,11MB).

Se investigó la presencia del VJC mediante PCR (Primerdesign Poliomavirus JC- Genesig) en la muestra de la biopsia renal previamente desparafinada y en muestras de orina y plasma resultando todas ellas positivas, estableciéndose el diagnóstico de NAPV-JC.

Se suspendió micofenolato mofetilo e iniciamos everolimus manteniendo niveles reducidos de tacrolimus. Además, se añadió inmunoglobulinas intravenosas inespecíficas como tratamiento complementario (30 g cada 3 semanas, total 6 dosis). La viruria y viremia por VJC disminuyeron progresivamente, siendo más marcado el descenso en el caso de la viremia, manteniéndose con niveles estables de creatinina sérica sin proteinuria significativa (tabla 1).

El VJC es un patógeno exclusivamente humano, que causa infección asintomática en adultos sanos. Entre el 70 y 90% de la población se infecta en la infancia1, produciendo una infección latente en el epitelio renal2, desde donde se puede reactivar y eliminar por la orina tanto en individuos inmunocompetentes como inmunodeprimidos3.

La NAPV-JC es una complicación rara que se produce en pacientes con trasplante renal, siendo el primer caso descrito en 20034. Su incidencia es baja, hasta un 0,9%, a diferencia de la NAPV-BK cuya incidencia es mayor (1-10%)5. Sin embargo, es posible que exista un infradiagnóstico, debido a la alta sospecha clínica que precisa y su presentación atípica. A diferencia de la NAPV-BK, que se suele presentar en los dos primeros años del trasplante, la NAPV-VJC presenta un inicio más tardío, habitualmente, después de los 4 años de la implantación del injerto4,6–8.

El diagnóstico histológico de la NAPV se basa en la presencia de infiltrado inflamatorio tubulointersticial y fibrosis de distribución multifocal asociado a la identificación histológica de poliomavirus a partir de inclusiones virales nucleares basófilas en las células epiteliales y/o positividad para la tinción inmunohistoquímica para el antígeno T SV40, el cual reacciona de forma cruzada con los poliomavirus BK y JC. Por ello, la presencia de los hallazgos histológicos previos en el seno de viruria y viremia negativa para VBK obliga a descartar la presencia de NAPV-JC, pudiendo detectarse el VJC por PCR en muestras de orina, sangre o de biopsia renal previamente desparafinada.

No existe consenso acerca del tratamiento de la NAPV-JC empleándose un abordaje similar al de la NAPV-BK dada la similitud virológica entre ambos virus, siendo la principal medida la reducción de la inmunosupresión. También, se han empleado otros agentes terapéuticos como las inmunoglobulinas intravenosas, leflunomida o la conversión a inhibidor de m-TOR (i-mTOR) con resultados variables6,7.

En resumen, la NAPV-JC constituye una entidad infrecuente que precisa de una alta sospecha clínica para su diagnóstico, siendo los hallazgos histológicos compatibles con NAPV en el seno de pruebas virológicas negativas para VBK, el principal signo de sospecha. La principal medida terapéutica consiste en reducir la inmunosupresión, sin embargo, dado el escaso número de casos publicados, se necesitan más estudios para conocer y establecer pautas de manejo más estandarizadas en esta entidad.

Bibliografía
[1]
C. Costa, R. Cavallo.
Polyomavirus-associated nephropathy.
World J Transplant, 2 (2012), pp. 84-94
[2]
S. Delbue, M. Ferraresso, L. Ghio, C. Carloni, S. Carluccio, M.et al. Belingheri.
A review on JC virus infection in kidney transplant recipients.
Clin Dev Immunol, (2013), pp. 926391
[3]
A. Egli, L. Infanti, A. Dumoulin, A. Buser, J. Samaridis, C.et al. Stebler.
Prevalence of polyomavirus BK and JC infection and replication in 400 healthy blood donors.
J Infect Dis, 199 (2009), pp. 837-846
[4]
A. Kazory, D. Ducloux, J.M. Chalopin, R. Angonin, B. Fontanière, H. Moret.
The first case of JC virus allograft nephropathy.
Transplantation, 76 (2003), pp. 1653-1655
[5]
C.B. Drachenberg, H.H. Hirsch, J.C. Papadimitriou, R. Gosert, R.K. Wali, R. et al. Munivenkatappa.
Polyomavirus BK versus JC replication and nephropathy in renal transplant recipients: a prospective evaluation.
Transplantation, 84 (2007), pp. 323-330
[6]
D. Yang, B. Keys, D. J Conti, L. Foulke, K. Stellrecht, L. et al. Cook.
JC polyomavirus nephropathy, a rare cause of transplant dysfunction: Case report and review of literature.
Transpl Infect Dis, 19 (2017),
[7]
J. Aguilar, D.H. Chang, M. Lin, J. Hou, E. Huang, M. et al. Kittleson.
JC virus-associated nephropathy in a post-heart and -kidney transplantation patient.
Transpl Infect Dis, 22 (2020), pp. e13288
[8]
N. Wiegley, V. Walavalkar, H. Aujla, L.X. Chen, Y. Huang, B.K. et al. Lee.
Clinicopathologic Characteristics of JC Virus Nephropathy in Kidney Transplant Recipients.
Transplantation, 105 (2021), pp. 1069-1076
Copyright © 2023. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?