Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Carta al Director
Open Access
Disponible online el 1 de Junio de 2022
Glomerulonefritis inmunomediada y crioglobulinemia mixta como forma de presentación de leishmaniasis visceral en paciente con VIH
Inmunoglobulin-mediated glomerulonephritis and mixed cryoglobulinemia as a form of presentation of visceral leishmaniasis in a patient with HIV
Visitas
...
Cristina Andrades Gómez, Marina Sánchez-Agesta Martínez
Autor para correspondencia
marsanagesta@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Alicia Luna Aguilera, Gema Montilla Cosano, Maria Mercedes Toro Ramos
Servicio de Nefrología, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Director:

La leishmaniasis es una zoonosis causada por un parásito protozoo del género Leishmania1. Los factores de riesgo para su desarrollo incluyen la malnutrición, el tratamiento inmunosupresor y la coinfección con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), siendo esta última la asociación más frecuente, cursando en la mayoría de los casos de forma tórpida y recurrente2,3. La afectación renal tanto a nivel glomerular como tubular ha sido descrita, suele ser leve y revertir con el control de la infección4,5. A continuación, presentamos el caso de un varón de 45 años con antecedente de infección por el virus de la hepatitis B pasada en 2004 e infección por VIH con niveles de CD4 normales (carga viral indetectable) en tratamiento con abacavir/lamivudina y doravirina. Presenta antecedente de infección oportunista por candidiasis esofágica y neumonía por Pneumocystis jirovecii. Además, presentaba una trombofilia por déficit de proteína S anticoagulado con acenocumarol por antecedente de trombosis venosa profunda y tromboembolismo pulmonar.

El paciente acude a Urgencias por disnea a moderados esfuerzos y dolor abdominal en hipocondrio derecho de 2 semanas de evolución. Asimismo, asocia febrícula intermitente desde hace 3 meses, artralgias y lesiones cutáneas inespecíficas en los miembros superiores. En la exploración presenta hipertensión (TA 157/103mmHg, FC 80lpm), edemas de predominio bimaleolar y auscultación respiratoria con crepitantes bibasales. En el control analítico destaca deterioro de la función renal con creatinina sérica de 2,42m/dl (función renal previa normal), hipocomplementemia en C3 y C4, anemia hemolítica microangiopática con test de Coombs directo positivo, leucopenia, trombocitopenia e hipergammaglobulinemia policlonal. El sedimento urinario presentaba hematíes dismórficos y proteinuria con un cociente albúmina/creatinina de 1.537,6mg/g. Los anticuerpos antinucleares y anti-ADN fueron negativos. La ecografía abdominal mostró riñones de tamaño normal y hepatoesplenomegalia. La carga viral para VIH y virus de la hepatitis B en la serología fue indetectable, siendo el virus de la hepatitis C negativo. Las crioglobulinas fueron positivas, con un crioprecipitado del 40% e inmunofijación con datos compatibles con crioglobulinemia tipo 2.

Se realizó una biopsia renal percutánea con obtención de 41 glomérulos, uno de ellos con glomeruloesclerosis global; los restantes mostraron proliferación mesangio y endocapilar, con capilares con morfología de doble contorno. No se apreciaron semilunas. Atrofia tubular y fibrosis intersticial del 20%. Infiltración linfocitaria moderada. El estudio de inmunofluorescencia mostró depósito mesangial y subendotelial glomerular de IgM, IgG y C3. El diagnóstico fue de una glomerulonefritis con patrón membranoproliferativo tipo i o glomerulonefritis mediada por inmunocomplejos con patrón membranoproliferativo (fig. 1). Ante el hiperesplenismo, se decidió realizar biopsia esplénica, evidenciándose abundantes patógenos intracelulares basófilos con aspecto de Leishmania (fig. 2). Ante estos resultados, se inició tratamiento con anfotericina B liposomal con dosis ajustada al filtrado glomerular, de 3mg/kg/día. Tras 3 meses de tratamiento ambulatorio el paciente se encontraba asintomático, con mejoría de la función renal con creatinina de 1,2mg/dl y desaparición de microhematuria y proteinuria en la orina.

Figura 1.

Biopsia renal. A) Hipercelularidad mesangial e intracapilar con aspecto polilobulado del penacho glomerular y cambios membranoproliferativos, objetivándose un aspecto en «piezas de puzle» junto con la presencia de pseudotrombos hialinos (H-E, ×4). B) Hipercelularidad mesangial e intracapilar con presencia de infiltrado inflamatorio y patrón membranoproliferativo. Engrosamiento capilar con imágenes de «doble contorno» y pseudotrombos hialinos (H-E, ×20). C) Cambios membranoproliferativos e hipercelularidad mesangial con tinción intensamente roja de los pseudotrombos hialinos (tricrómico de Masson, ×20). D) Capilares con aspecto engrosado y rígido, con imágenes de dobles contornos o en vías de tren (PAS, ×10).

(0,36MB).
Figura 2.

Biopsia esplénica, tinción de Giemsa. Microorganismos correspondientes con Leishmania de morfología redondeada u oval en el interior del citoplasma de los macrófagos/histiocitos.

(0,11MB).

La afectación renal descrita por la Leishmania es muy heterogénea. La propia infección, las alteraciones hemodinámicas derivadas de la enfermedad (anemia, hipotensión, hipovolemia), e incluso el tratamiento dirigido a la infección (anfotericina B) favorecen la aparición de la lesión renal6. La afectación renal por Leishmania es poco frecuente, siendo producida por la formación de autoanticuerpos e inmunocomplejos, que conducen a la activación de células T citotóxicas y moléculas de adhesión7. En nuestro caso, el paciente comenzó con un deterioro de la función renal con hematuria y proteinuria, hipocomplementemia y crioglobulinas positivas en suero. La serología para el virus de la hepatitis C fue negativa, por lo que se sospechó otra enfermedad asociada a la crioglobulinemia. Se realizó en un mismo acto biopsia esplénica y renal, aportando la biopsia esplénica el diagnóstico de leishmaniasis y la biopsia renal la glomerulonefritis inmunomediada asociada a esta enfermedad infecciosa. Ante un paciente con síntomas constitucionales, pancitopenia y lesión renal, la leishmaniasis debe estar en la mente de los clínicos. La rápida instauración de la terapia específica con anfotericina B para la infección oportunista por Leishmania condicionó la buena evolución del paciente.

Bibliografía
[1]
M. Ortiz, C. Mon, J.C. Herrero, A. Oliet, I. Rodríguez, O. Ortega, et al.
Glomerulonephritis and cryoglobulinemia: First manifestation of visceral leishmaniasis.
Clin Nephrol, 83 (2015), pp. 370-377
[2]
H.J. De Vries, S.H. Reedijk, H.D. Schallig.
Cutaneous leishmaniasis: Recent developments in diagnosis and management.
Am J Clin Dermatol., 16 (2015), pp. 99-109
[3]
F. Laguna, M. Adrados, J. Alvar, V. Soriano, M.E. Valencia, V. Moreno, et al.
Visceral leishmaniasis in patients infected with the human immunodeficiency virus.
Eur J Clin Microbiol Infect Dis., 16 (1997), pp. 898-903
[4]
A.B. Libório, N.A. Rocha, M.J. Oliveira, L.F. Franco, G.B. Aguiar, R.S. Pimentel, et al.
Acute kidney injury in children with visceral leishmaniasis.
Pediatr Infect Dis J., 31 (2012), pp. 451-454
[5]
M. Dutra, R. Martinelli, E.M. de Carvalho, L.E. Rodrigues, E. Brito, H. Rocha.
Renal involvement in visceral leishmaniasis.
Am J Kidney Dis., 6 (1985), pp. 22-27
[6]
A. Clementi, G. Battaglia, M. Floris, P. Castellino, C. Ronco, D.N. Cruz.
Renal involvement in leishmaniasis: A review of the literature.
Clin Kidney J., 4 (2011), pp. 147-152
[7]
S. Nylén, D. Sacks.
Interleukin-10 and the pathogenesis of human visceral leishmaniasis.
Trends Immunol., 28 (2007), pp. 378-384
Copyright © 2022. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?