Información de la revista
Vol. 36. Núm. 5.Septiembre - Octubre 2016
Páginas 465-582
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 36. Núm. 5.Septiembre - Octubre 2016
Páginas 465-582
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.nefro.2016.05.004
Open Access
Disparidad social, factores de riesgo y enfermedad renal crónica
Social disparities, risk factors and chronic kidney disease
Visitas
7823
M. Ludivina Robles-Osorioa, Ernesto Sabatha,b,
Autor para correspondencia
esabath@yahoo.com

Autor para correspondencia.
a Facultad de Ciencias Naturales, Universidad Autónoma de Querétaro, Querétaro, México
b Departamento de Nefrología, Servicios de Salud del Estado de Querétaro, Querétaro, México
Este artículo ha recibido
7823
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Principales mecanismos por los cuales la pobreza favorece el desarrollo de la enfermedad renal crónica
Texto completo
Sr. Director:

El término «disparidad en salud» se refiere a aquellas divergencias en el estado de salud experimentadas por diferentes grupos demográficos y que ocurren en el contexto de inequidad social o económica. Las disparidades en salud afectan al acceso a los servicios y a la calidad de la atención médica, lo cual se va a ver reflejado en una mayor morbimortalidad de las enfermedades crónicas1.

En países donde la atención médica de la enfermedad renal crónica (ERC) no es universal, el tratamiento de esta enfermedad representa un problema médico, social y económico devastador para los pacientes y sus familias, por lo cual, los gastos derivados del tratamiento de esta enfermedad se consideran como «gastos catastróficos en salud». Un gasto catastrófico por motivos de salud se define como el de toda familia que destina más del 30% de su capacidad de pago al financiamiento de la salud de sus miembros2.

En países desarrollados, la ERC afecta de manera desproporcionada a grupos en desventaja social, como son las minorías étnicas y las personas de bajo ingreso socioeconómico3. Múltiples estudios realizados en los Estados Unidos y Canadá han mostrado una fuerte asociación entre el bajo estrato socioeconómico y la mayor incidencia, prevalencia y complicaciones relacionadas con la ERC. Crews et al.4 mostraron que personas de estrato socioeconómico menor presentaban un 59% de mayor riesgo de presentar ERC. Esta asociación fue mayor en la población de raza negra. También la residencia en los barrios de mayor pobreza se ha encontrado fuertemente asociada con una mayor prevalencia de la ERC.

En Europa, la relación entre el estado socioeconómico y la ERC ha sido menos estudiada, sin embargo, estudios realizados en Suecia, Reino Unido y Francia han encontrado también esta asociación5,6.

Desafortunadamente son pocos los estudios realizados en países no desarrollados como la India, México, etc.; en estos países hay una elevada prevalencia de la enfermedad en población con escasos recursos socioeconómicos7. En Centroamérica, particularmente en Nicaragua y El Salvador, se ha descrito una nueva entidad de afección renal denominada nefropatía mesoamericana, la cual se presenta principalmente en trabajadores pobres que laboran en condiciones de trabajo subóptimas a temperaturas ambientales extremas y con períodos prolongados de deshidratación8.

La pobreza también afecta de manera negativa a algunos de los más importantes determinantes sociales de salud como son el desarrollo de conductas saludables, acceso a los cuidados de la salud en una manera oportuna y la exposición ambiental a agentes nefrotóxicos como plomo, cadmio y arsénico (tabla 1).

Tabla 1.

Principales mecanismos por los cuales la pobreza favorece el desarrollo de la enfermedad renal crónica

Comportamiento en salud  Acceso a cuidados de salud  Factores biológicos  Factores del medio ambiente 
Falta de información en medidas preventivas  Falta de acceso  Bajo peso al nacer  Exposición a nefrotoxinas como Pb, As y Cd 
Falta de conocimiento de cómo actuar ante la enfermedad  Distancia a los centros de atención en salud  Predisposición genética  Mayor exposición a enfermedades infecciosas 
Conductas poco saludables  Gastos catastróficos en salud («out of pocket»)  Nutrición inadecuada  Carencia de agua potable y sanitación adecuada 
Trabajos poco saludables, muchas horas de sol y baja hidratación    Menor control de las enfermedades crónicas   

Fuente: Adaptado de García-García y Jha11.

La mayor prevalencia de nacimientos con bajo peso al nacer favorece un menor desarrollo de masa renal y mayor riesgo de hipertensión arterial y ERC; la asociación de la GMN postestreptocócica con el desarrollo de ERC también ha sido reportada como factor de riesgo en algunas poblaciones. La depresión, ansiedad y mayor exposición a adicciones favorecen también la activación del sistema nervioso simpático y mayor liberación de citocinas que pueden influir directamente en la patogénesis del daño renal (fig. 1)9.

Figura 1.

Mecanismos fisiopatológicos que relacionan el bajo estrato socioeconómico, factores psicosociales y el desarrollo de la ERC.

(0,11MB).

Una mayor ingesta de sodio, bebidas azucaradas y alimentos con fósforo también han sido reportada en esta población. Además, las probabilidades de recibir un tratamiento adecuado para disminuir la progresión del daño renal son menores en esta población10.

Un entendimiento más claro de las situaciones de vulnerabilidad y de los factores de riesgo en la población en estrato socioeconómico bajo permitirá diseñar mejores medidas de salud pública para disminuir la carga de la enfermedad renal en esta población, ya que el crecimiento del ingreso nacional per cápita no necesariamente implica que los más pobres mejoren su acceso a servicios de salud de calidad.

Son necesarios más estudios en países no desarrollados, así como estudios que brinden más información acerca de los mecanismos fisiopatológicos por medio de los cuales la pobreza se encuentra asociada con una mayor prevalencia de ERC.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
B.G. Link, J. Phelan.
Social conditions as fundamental causes of disease.
J Health Soc Behav, (1995),
Spec No: 80-94
[2]
C. Kierans, C. Padilla-Altamira, G. Garcia-Garcia, M. Ibarra-Hernandez, F.J. Mercado.
When health systems are barriers to health care: Challenges faced by uninsured Mexican kidney patients.
[3]
D.C. Crews, Y.N. Hall.
Social disadvantage: Perpetual origin of kidney disease.
Adv Chronic Kidney Dis, 22 (2015), pp. 4-5
[4]
D.C. Crews, R.F. Charles, M.K. Evans, A.B. Zonderman, N.R. Powe.
Poverty, race, and CKD in a racially and socioeconomically diverse urban population.
Am J Kidney Dis, 55 (2010), pp. 992-1000
[5]
C.M. Fored, E. Ejerblad, J.P. Fryzek, M. Lambe, P. Lindblad, O. Nyrén, et al.
Socio-economic status and chronic renal failure: A population-based case-control study in Sweden.
Nephrol Dial Transplant, 18 (2003), pp. 82-88
[6]
S.D. Fraser, P.J. Roderick, G. Aitken, M. Roth, J. Mindell, G. Moon, et al.
Chronic kidney disease, albuminuria and socioeconomic status in the Health Surveys for England 2009 and 2010.
J Public Health (Oxf), 36 (2014), pp. 577-586
[7]
G. Garcia-Garcia, A.J. Gutierrez-Padilla, K. Renoirte-Lopez, M. Mendoza-García, M.C. Oseguera-Vizcaino, H.R. Pérez-Gomez, et al.
Chronic kidney disease in homeless persons in Mexico.
Kidney Int Suppl, 3 (2013), pp. 250-253
[8]
R. Correa-Rotter, C. Wesseling, R.J. Johnson.
CKD of unknown origin in Central America: The case for a Mesoamerican nephropathy.
Am J Kidney Dis, 63 (2014), pp. 506-520
[9]
R.E. Patzer, W.M. McClellan.
Influence of race, ethnicity and socioeconomic status on kidney disease.
Nat Rev Nephrol, 8 (2012), pp. 533-541
[10]
Y.N. Hall, R.A. Rodriguez, E.J. Boyko, G.M. Chertow, A.M. O’Hare.
Characteristics of uninsured Americans with chronic kidney disease.
J Gen Intern Med, 24 (2009), pp. 917-922
[11]
G. García-García, V. Jha.
Chronic kidney disease in disadvantage populations.
Indian J Nephrol, 25 (2015), pp. 65-69
Copyright © 2016. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.