Información de la revista
Vol. 28. Núm. S5.Octubre 2008
Páginas 3-143
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 28. Núm. S5.Octubre 2008
Páginas 3-143
Acceso a texto completo
Novedades en la Guía Europea de Hipertensión 2007
Novelties in the European Hypertension Guide 2007
Visitas
3391
R. Marín, R. Álvarez-Navascués
Este artículo ha recibido
Información del artículo
La Guía Europea de Hipertensión 2007 está promovida por las Sociedades Europeas de Hipertensión y de Cardiología de modo conjunto. Los cambios en relación a la Guía previa del año 2003 son escasos aunque algunos aspectos son relevantes. Quizá el más significativo sea la inclusión del síndrome metabólico como factor de riesgo cardiovascular, con una importancia similar a la diabetes mellitus o a la lesión de órgano diana. También es llamativo el reconocimiento de la enfermedad renal crónica como una condición de muy alto riesgo en el paciente hipertenso. Se describe por primera vez la hipertensión arterial (HTA) enmascarada que está presente en un 10-15% de casos y se asocia a un mayor riesgo cardiovascular. En la evaluación diagnóstica no se considera necesario el examen del fondo de ojo. La decisión sobre el comienzo del tratamiento se debe basar en las cifras de PA sistólica y diastólica y en el grado de riesgo cardiovascular globalmente considerado. El inicio de la terapéutica con fármacos debe ser precoz. La demora para verificar la respuesta a las medidas no farmacológicas debe ser sólo de algunas semanas y no de meses como se establecía previamente. Cualquiera de los cinco grandes grupos (diuréticos, betabloqueantes, calcioantagonistas, IECA y ARA-II) es válido para la primera etapa del tratamiento, aunque la elección debe ser individualizada en base a los posibles factores de riesgo y patología cardiovascular y renal asociada. Se hace una apuesta decidida por las combinaciones porque la mayoría de los pacientes precisará de más de un fármaco para su control.
The 2007 European Guidelines on Hypertension are jointly sponsored by the European Society of Cardiology and the European Society of Hypertension. Changes with respect to the previous 2003 Guidelines are few but some are significant. Perhaps the most significant change is inclusion of metabolic syndrome as a cardiovascular risk factor similar in importance to diabetes mellitus or target-organ damage. Also striking is the recognition of chronic kidney disease as a very high risk condition in hypertensive patients. Masked arterial hypertension (AHT) is included for the first time as a new entity that is present in 10-15% of cases and associated with increased cardiovascular risk. The eye fundus examination is no longer considered necessary in the diagnostic evaluation. The decision to start treatment should be based on systolic and diastolic BP values and on assessment of total cardiovascular risk. Drug therapy should be started early. The delay to check the response to nonpharmacological measures should be only some weeks and not months as was previously established. Any of the five large groups (diuretics, beta-blockers, calcium antagonists, ACE inhibitors and angiotensin II blockers) is valid for the first stage of treatment, although the choice should be individualized based on the possible risk factors and associated cardiovascular and renal disease. The guidelines place strong emphasis on drug combinations because most patients will require more than one drug for their control.
Idiomas
Nefrología
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?