Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.nefro.2019.05.003
Open Access
Disponible online el 22 de Septiembre de 2019
Glomerulonefritis necrosante en un paciente con VIH, VHC y leishmaniasis visceral
Necrotizing glomerulonephritis in patients with HIV, HCV and visceral leishmaniasis
Visitas
0
Marta Puerta Carreteroa, Mayra Ortega Díaza, Elena Corchete Pratsa, David Roldán Cortésb, Guillermo Cuevas Tascónc, Juan A. Martín Navarroa,
Autor para correspondencia
juanmartinnav@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Maria Teresa Jaldo Rodrígueza, Laura Medina Zahoneroa, Melissa Cintra Cabreraa, Pablo Ryan Murúab, Marta Albalate Ramóna, Patricia de Sequera Ortiza, Roberto Alcázar Arroyoa
a Servicio de Nefrología, Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid, España
b Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid, España
c Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid, España
Este artículo ha recibido
0
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Casos publicados en la literatura de coinfección leishmania visceral/VIH con daño renal
Texto completo
Sr. Director:
NOTICE Undefined index: abbrev (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[401])
NOTICE Undefined index: abbrev (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[401])

La coinfección VIH/leishmaniasis visceral es frecuente y cursa de forma tórpida y recurrente. La afectación renal incluye glomerulonefritis y afectación tubular. Presentamos un caso poco frecuente.

Se trata de un varón de 46 años adicto a alcohol y drogas parenterales diagnosticado en 2006 de infección VIH estadio C y VHC genotipo 4. Inicia TARGA en 2011, tras su primera descompensación ascítica por cirrosis hepática Child C, con hipertensión portal, esplenomegalia y pancitopenia. Lo suspende voluntariamente en mayo de 2015 y lo reinicia en noviembre del 2016 (raltegravir, abacavir y lamivudina). Un mes después, con carga viral no detectable y sin restauración inmune (CD4 74/mm3), desarrolla fracaso renal agudo no oligúrico (creatinina máxima 5,7mg/dL), proteinuria mixta de 2g/día, microhematuria y tumoración en el dorso de la lengua (fig. 1) con biopsia de displasia epitelial severa y candidiasis mucosa. En las pruebas complementarias destacaba descenso de C’3, gammapatía policlonal, aumento de inmunoglobulinas y de cadenas kappa y lambda y ANA positivos (1/640). Las crioglobulinas, el Mantoux y las serologías (VHB, sífilis, Toxoplasma) fueron negativas. Se determinaron IgG de CMV y Leishmania y antígeno rK39 en sangre, que resultaron positivos. La PCR para Leishmania en la lengua y la médula ósea fueron negativas. Se realizó biopsia renal, en la que se identificaron 6 glomérulos, uno con focos de necrosis segmentaria con fibrina y 2 con semilunas celulares sin trombos (fig. 2). En el intersticio aparecía inflamación crónica moderada y fibrosis, sin alteraciones tubulares. No había signos de vasculitis. La IFD era positiva de predominio mesangial para C’3 (++), IgG (+), C1q e IgM (+), y negativa para IgA y cadenas ligeras. No se identificó amiloide con la técnica del Rojo Congo. ME no estaba disponible. El paciente inició tratamiento con anfotericina B liposomal, normalizando 3 semanas más tarde la función renal y mejorando las alteraciones urinarias. Dos meses después inició tratamiento frente al VHC con respuesta viral sostenida. Tras 16 meses de seguimiento en los que se mantiene la profilaxis con anfotericina, el FG es normal y persiste mínima microhematuria y albuminuria. Se interpretaron la tumoración lingual y el fracaso renal agudo como secundarios a leishmaniasis aguda.

Figura 1.

Lesión en el dorso de la lengua.

(0,13MB).
Figura 2.

Biopsia renal. A) Técnica hematoxilina-eosina: lesión necrosante segmentaria con fibrina y restos de núcleos fragmentados. B) Técnica de PAS: semiluna epitelial. C) Técnica de plata: semiluna epitelial.

(0,25MB).

La leishmaniasis se produce por el protozoo Leishmania infantum/chagasi en el Mediterráneo, Asia y Sudamérica, y por Leishmania donovani en la India y el este de África. Englobado por las células del sistema retículo endotelial, se multiplica induciendo una severa hipergammaglobulinemia policlonal y pancitopenia. Posteriormente sale a la sangre periférica, pudiendo desencadenar un cuadro cutáneo, mucocutáneo, visceral o dermatológico posvisceral. Hay 1-2 millones de enfermos en el mundo, 500.000 nuevos casos y 50.000 fallecidos al año1–3. Afecta principalmente a pacientes inmunodeprimidos, infectados por el VIH y trasplantados. En España, la incidencia es de 0,25/105 pacientes-año. Desde 1986 a 1994, 858 casos de coinfección se han comunicado a la WHO Division for Control of Tropical Diseases en Francia, Italia, Portugal, Grecia y España. Entre un 1,6-4,9% de los casos de VIH se coinfectarán con Leishmania en el sur de Europa por una nueva infección o por una reactivación4. En pacientes con VIH la leishmaniasis visceral ocurre en un 60% de los casos tras el tratamiento, ya que la acumulación del protozoo en órganos atípicos como el riñón afecta la respuesta de macrófagos y células dendríticas e induce una disregulación de las citocinas, un aumento de la IL-10, la activación de CD8 citotóxicos, la alteración de la apoptosis, la producción de autoanticuerpos e inmunocomplejos y respuestas incompletas al tratamiento, con frecuentes recidivas y reacción inflamatoria crónica5–7. Además, conduce a una depleción de CD4 que empeora el curso de la infección por VIH. La mayoría de las coinfecciones se dan cuando los CD4 se encuentran por debajo de 200/μL. Los criterios diagnósticos incluyen la identificación del parásito en la médula ósea o la positividad del antígeno rK39 en sangre durante la infección activa, con una especificidad y una sensibilidad cercanas al 100%1. Es frecuente encontrar consumo del complemento, positividad del factor reumatoide, crioglobulinas3 y anticuerpos antiplaquetarios, antimúsculo liso y anti-MBG. En el riñón8, el daño es por depósito de inmunocomplejos, con activación de células T citotóxicas y de moléculas de adhesión2. Inicialmente se afecta el mesangio con hipercelularidad focal y depósitos granulares de IgG, IgM, C’3 en la matriz, MBG (subendoteliales, intramembranosos o subepiteliales) e intersticio. Si los inmunocomplejos sobrepasan esta barrera pueden depositarse en el glomérulo, induciendo proliferación epitelial o endotelial (GNMP). Es característico encontrar protozoos intramacrofágicos5 a nivel peritubular, daño intersticial9 que se manifiesta con ATR distal1,2,10, hiponatremia, hipomagnesemia, hipocalcemia, hipokaliemia e hipouricemia. Los casos recogidos en la literatura de coinfección leishmania visceral/VIH con daño renal se resumen en la tabla 1. En nuestro caso, el paciente comenzó con síndrome nefrótico y fracaso renal agudo con hematuria. La biopsia fue diagnóstica de glomerulonefritis necrosante. El hecho de que las crioglobulinas fueran negativas hace poco probable que se relacione con la infección por VHC. Resulta poco habitual la no identificación del parásito ni en la médula ósea ni en tejido renal, pero la positividad del antígeno rK39 y la resolución del cuadro tras el inicio del tratamiento certifican el diagnóstico.

Tabla 1.

Casos publicados en la literatura de coinfección leishmania visceral/VIH con daño renal

Autor  Sexo/edad  VHC/criogb  CD4  CVVIH  Inicio  Diagnóstico con VIH  Evolución renal  Biopsia renal 
Clevenbergh et al. (2002)11  V/45  +/+  60  <200  FRANOPRTo subnefróticaHMTo  7 meses  RC  HT mesangialGNFyS 
Rollino et al. (2003)12  M/28  −/−  NE  NE  FRAO, PRTo, HMTo  NE  GNFyS colapsante con SL, NTA, tubulitis tóxica, vasculitis leucocitoclástica 
Navarro et al. (2006)13  V/28  +/−  62  <80  FRAO, PRTo nefrótica  NE  IRT en HD  Amiloidosis AA 
Alexandru et al. (2008)5  M/42  +/+  344  ND  SNo con FG conservado  5 años  RP con frecuentes recidivas hasta E  GN mesangial con IF negativa 
Amann et al. (2012)14  V/45  −/−  174  790  FRANO, SNe, SNo  23 años  IRC con SNoRP  GNMP tipo 1 
De Vallière et al. (2009)15  V/32  +/+  160-170  ND  SNo, FRA  Simultánea  IRC con SNo y RP  Hiperplasia mesangial 
Rybniker et al. (2010)7  V/49  −/−  180  ND  FRA  16 años  IRT en HD  GN extracapilar 
Suankratay et al. (2010)16  V/37  +/−  129  ND  SNo, FRA  4 años  RC  GNMP y GNFyS 
Vassallo et al. (2014)17  V/40V/35M/24V/49  −/+−/¿−/++/+  114127084  162411.0000,2<40  SNeSNoFRASNo  15 años11 años24 años2 años  RPERP E  GNMP tipo 3GNMP tipo 3NIIAGNMP tipo 3 
Ortiz et al. (2015)3  V/46  −/+  786  ND  SNo, FRA y macroHMTo  3 años  RC  GNMP tipo 3 y Criogb con NIIA 
                 
Enríquez et al. (2015)18  V/47  −/−  93  ND  SNo  3 años  IRC con PRTo nefrótica  GNMP 
Puerta et al. (2018)  V/46  +/−  78  ND  FRANO, PRTo no nefróticaMicroHMTo  10 años  RC  GN necrosante con SL 

Criogb: crioglobulinas; CV: carga viral; E: exitus; FRAO: fracaso renal agudo oligúrico; FRANO: fracaso renal agudo no oligúrico; GN: glomerulonefritis; GNFyS: glomerulonefritis focal y segmentaria; GNMP: glomerulonefritis membranoproliferativa; HD: hemodiálisis; HMTo: hematuria; HT: hipertrofia; IRC: insuficiencia renal crónica; IRT: insuficiencia renal terminal; M: mujer; ND: no detectable; NE: no especificado; NIIA: nefritis inmunoalérgica aguda; NTA: necrosis tubular aguda; PRTo: proteinuria; RC: recuperación completa; RP: recuperación parcial; SL: semilunas; SNe: síndrome nefrítico; SNo: síndrome nefrótico; V: varón; VIH: virus de la inmunodeficiencia humana.

Bibliografía
[1]
M.J. Oliveira, G.B. Silva Júnior, K.L. Abreu, N.A. Rocha, A.V. Garcia, L.F. Franco, et al.
Risk factors for acute kidney injury in visceral leishmaniasis (Kala-Azar).
Am J Trop Med Hyg., 82 (2010), pp. 449-453
[2]
A.B. Libório, N.A. Rocha, M.J. Oliveira, L.F. Franco, G.B. Aguiar, R.S. Pimentel, et al.
Acute kidney injury in children with visceral leishmaniasis.
Pediatr Infect Dis J., 31 (2012), pp. 451-454
[3]
Ortiz M, Mon C, Herrero JC, Oliet A, Rodríguez I, Ortega O, et al. Glomerulonephritis and cryoglobulinemia: First manifestation of visceral leishmaniasis. Clin Nephrol. 2015;83:370-7.
[4]
F. Laguna, M. Adrados, J. Alvar, V. Soriano, M.E. Valencia, V. Moreno, et al.
Visceral leishmaniasis in patients infected with the human immunodeficiency virus.
Eur J Clin Microbiol Infect Dis., 16 (1997), pp. 898-903
[5]
S. Alexandru, C. Criado, M.L. Fernández-Guerrero, M. de Górgolas, V. Petkov, A. Garcia Perez, et al.
Nephrotic syndrome complicating chronic visceral leishmaniasis: Re-emergence in patients with AIDS.
Clin Nephrol, 70 (2008), pp. 65-68
[6]
S. Nylén, D. Sacks.
Interleukin-10 and the pathogenesis of human visceral leishmaniasis.
Trends Immunol., 28 (2007), pp. 378-384
[7]
J. Rybniker, V. Goede, J. Mertens, M. Ortmann, W. Kulas, M. Kochanek, et al.
Treatment of visceral leishmaniasis with intravenous pentamidine and oral fluconazole in an HIV-positive patient with chronic renal failure – A case report and brief review of the literature.
Int J Infect Dis, 14 (2010), pp. e522-e525
[8]
C. Duvic, G. Nedelec, T. Debord, M. Herody, F. Didelot.
Important parasitic nephropathies: Update from the recent literature.
Nephrologie., 20 (1999), pp. 65-74
[9]
F. Caravaca, A. Muñoz, J.L. Pizarro, J. Saez de Santamaría, J. Fernandez-Alonso.
Acute renal failure in visceral leishmaniasis.
Am J Nephrol., 11 (1991), pp. 350-352
[10]
M. Dutra, R. Martinelli, E.M. de Carvalho, L.E. Rodrigues, E. Brito, H. Rocha.
Renal involvement in visceral leishmaniasis.
Am J Kidney Dis., 6 (1985), pp. 22-27
[11]
P. Clevenbergh, M.N. Okome, S. Benoit, J.C. Bendini, F. de Salvador, M. Elbeze, et al.
Acute renal failure as initial presentation of visceral leishmaniasis in an HIV-1-infected patient.
Scand J Infect Dis., 34 (2002), pp. 546-547
[12]
C. Rollino, D. Bellis, G. Beltrame, B. Basolo, A. Montemagno, S. Bucolo, et al.
Acute renal failure in leishmaniasis.
Nephrol Dial Transplant., 18 (2003), pp. 1950-1951
[13]
M. Navarro, J. Bonet, J. Bonal, R. Romero.
Secondary amyloidosis with irreversible acute renal failure caused by visceral leishmaniasis in a patient with AIDS.
Nefrologia., 26 (2006), pp. 745-746
[14]
K. Amann, C. Bogdan, T. Harrer, J. Rech.
Renal leishmaniasis as unusual cause of nephrotic syndrome in an HIV patient.
J Am Soc Nephrol., 23 (2012), pp. 586-590
[15]
S. De Vallière, C. Mary, J.E. Joneberg, S. Rotman, R. Bullani, G. Greub, et al.
AA-amyloidosis caused by visceral leishmaiasis in a human immunodeficiency virus-infected patient.
Am J Trop Med Hyg., 81 (2009), pp. 209-212
[16]
C. Suankratay, G. Suwanpimolkul, H. Wilde, P. Siriyasatien.
Autochthonous visceral leishmaniasis in a human immunodeficiency virus (HIV)-infected patient: The first in Thailand and review of the literature.
Am J Trop Med Hyg., 82 (2010), pp. 4-8
[17]
M. Vassallo, O. Moranne, D. Ambrosetti, P.Y. Jeandel, C. Pomares, E. Cassuto, et al.
Visceral leishmaniasis due to Leishmania infantum with renal involvement in HIV-infected patients.
BMC Infect Dis., 14 (2014), pp. 561
[18]
R. Enríquez, A.E. Sirvent, S. Padilla, P. Toro, M. Sánchez, I. Millán.
Membranoproliferative glomerulonephritis due to visceral leishmaniass in a HIV patient.
Am J Case Rep., 16 (2015), pp. 8-11
Copyright © 2019. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.