Información de la revista
Vol. 4. Núm. 2.Junio 2013
Este suplemento monográfico pretende actualizar aspectos experimentales y clínicos relevantes sobre el papel del fósforo y su posible repercusión sobre la morbimortalidad del paciente urémico. Al mismo tiempo, se aportan datos sobre los posibles beneficios clínicos que se podrían obtener con un mejor control del metabolismo del fósforo con la utilización de captores de fósforo, centrándose fundamentalmente en los resultados publicados con la utilización de carbonato de lantano.
Páginas 1-54
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 4. Núm. 2.Junio 2013
Este suplemento monográfico pretende actualizar aspectos experimentales y clínicos relevantes sobre el papel del fósforo y su posible repercusión sobre la morbimortalidad del paciente urémico. Al mismo tiempo, se aportan datos sobre los posibles beneficios clínicos que se podrían obtener con un mejor control del metabolismo del fósforo con la utilización de captores de fósforo, centrándose fundamentalmente en los resultados publicados con la utilización de carbonato de lantano.
Páginas 1-54
DOI: 10.3265/NefrologiaSuplementoExtraordinario.pre2013.Mar.11987
Acceso a texto completo
Efecto del carbonato de lantano sobre el sistema óseo y vascular y supervivencia
Visitas
5697
Minerva Rodríguez-Garcíaa, Emilio Sánchez-Álvareza, José L. Fernández-Martínb, Jorge B. Cannata-Andíab
a Servicio de Nefrología, Hospital Universitario Central de Asturias. Instituto Reina Sofía de Investigación. REDinREN del ISCIII. Universidad de Oviedo, Oviedo, , ,
b Servicio de Metabolismo Óseo y Mineral, Hospital Universitario Central de Asturias. Instituto Reina Sofía de Investigación. REDinREN del ISCIII. Universidad de Oviedo, Oviedo, , ,
Este artículo ha recibido
5697
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)


El adecuado  control del fósforo sérico en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) sigue siendo un gran desafío. Durante los últimos 5 años se han  buscado distintas alternativas terapéuticas para solucionar este problema. Dentro de ellas el carbonato de lantano ha demostrado su eficacia, estudios recientes sugieren un efecto beneficioso sobre el sistema óseo y vascular y sobre supervivencia.

Palabras clave:
Remodelado óseo
Palabras clave:
Calcificación vascular
Palabras clave:
Supervivencia
Palabras clave:
Fósforo
Palabras clave:
Lantano
Texto completo

LA BÚSQUEDA DEL CAPTOR DE FÓSFORO IDEAL 

 

La hiperfosforemia tiene una prevalencia elevada en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC)1, siendo un factor patogénico de gran importancia dentro del campo de las alteraciones del metabolismo mineral y óseo en la ERC (CKD-MBD). La hiperfosforemia se ha asociado con el hiperparatiroidismo secundario1, calcificaciones vasculares2, rigidez vascular3, disfunción miocárdica y mortalidad1, por lo que históricamente se han buscado captores de fósforo eficaces y seguros para poder solucionar este importante problema de las fases más avanzadas de la ERC.

Entre 1975 y 1990, el hidróxido de aluminio fue el captor de fósforo utilizado con mayor frecuencia; tras dicho período prolongado de uso, se constató un riesgo elevado de acumulación y toxicidad del aluminio, que se manifestaba como demencia, supresión de hormona paratiroidea (PTH), osteomalacia y anemia4. Las sales de calcio (carbonato y acetato) fueron sustituyendo progresivamente al hidróxido de aluminio como captor de fósforo, pero posteriormente también se pusieron de manifiesto los efectos nocivos de su uso prolongado. La administración de captores de fósforo cálcicos produce con frecuencia hipercalcemia, más aún cuando se asocia con el uso de distintas formas de vitamina D4, tanto en sus formas nativa como activa. Además, se ha demostrado que con gran frecuencia su utilización se asocia con supresión excesiva de PTH, inducción de enfermedad ósea adinámica (EOA)5 y riesgo de progresión de calcificaciones vasculares.

En consecuencia, tanto el hidróxido de aluminio como las sales cálcicas pueden favorecer la aparición de formas de osteodistrofia renal de bajo remodelado, de las que se conocen dos formas histológicas: la osteomalacia y la EOA6. En la osteomalacia existe un defecto importante de mineralización sin alteración en la formación de matriz ósea; en consecuencia, se acumula osteoide no mineralizado. En la EOA existe una mínima o nula formación de matriz ósea con pocos o ningún osteoblasto y la mineralización está disminuida en similar magnitud a la disminución de matriz ósea, debido a que no hay osteoide para poder ser mineralizado6,7.

El uso de hidróxido de aluminio fue responsable del incremento de osteomalacia y de EOA inducidas por aluminio observada en pacientes con insuficiencia renal crónica en los años antes citados. A partir de la generalización del uso de tratamientos de agua adecuados y de la progresiva reducción de la utilización de hidróxido de aluminio como captor de fósforo, las formas de osteodistrofia renal inducidas por aluminio se redujeron de un modo importante. Esto no ha significado que otras formas de osteodistrofia de bajo remodelado hayan seguido una evolución similar. Por el contrario, en las últimas dos décadas la prevalencia de la EOA ha aumentado, siendo en la actualidad el tipo de lesión ósea más frecuente en pacientes con ERC estadio 3-5. Este incremento se ha debido no al aluminio, sino a otros factores, algunos no modificables, como son la mayor prevalencia de diabetes y el envejecimiento de la población de diálisis, pero también a otros modificables, como son la utilización de captores de fósforo con calcio, análogos de vitamina D a dosis elevadas y líquidos de hemodiálisis con alta concentración de calcio. Todos estos factores favorecen una excesiva supresión de PTH condicionando una baja actividad ósea y una capacidad reducida de incorporación de calcio al hueso, con el consecuente aumento del riesgo de fracturas y de calcificaciones extraesqueléticas, hechos que pueden redundar en una mayor morbimortalidad.

Las complicaciones y limitaciones asociadas al uso de captores de fósforo que contienen aluminio o calcio ha llevado a la búsqueda de nuevos captores que permitan reducir la absorción intestinal de fósforo sin producir los efectos nocivos a nivel óseo y vascular descritos con el uso prolongado de los primeros. Varios estudios han demostrado una menor progresión de las calcificaciones vasculares en pacientes que reciben captores de fósforo no cálcicos, como sevelamer y carbonato de lantano8-11. El objetivo de esta revisión es aportar información sobre el efecto del uso del carbonato de lantano sobre el remodelado óseo, calcificación vascular y supervivencia.

 

CARBONATO DE LANTANO Y REMODELADO ÓSEO

 

El lantano, base fundamental de esta sal, es un elemento que se encuentra en la naturaleza y pertenece al grupo «tierras raras» que forman sales de baja solubilidad y escasa absorción, propiedad que se ha aprovechado para su uso como captor intestinal de fósforo12. En humanos, la absorción sistémica del lantano es muy baja (0,00089 %)13 y no difiere significativamente entre pacientes en diálisis y en personas con función renal normal14. El lantano se elimina casi exclusivamente por vía biliar y solo menos de un 2 % lo hace por vía renal. Estudios experimentales han demostrado que la utilización crónica de carbonato de lantano se puede asociar con presencia de lantano a nivel de canalículos biliares y lisosomas hepáticos y que, tras períodos prolongados de uso, el lantano se deposita en concentraciones bajas en el hueso (concentraciones medias de 1,8 µg/g)14-16. Si bien inicialmente algunos estudios alertaron sobre posibles riesgos de toxicidad hepática debido a su metabolización y eliminación hepática, publicaciones recientes han mostrado un perfil hepático satisfactorio sin signos de toxicidad. Además, otros estudios han demostrado su buen perfil de seguridad a nivel de eritropoyesis, funciones cognitivas y remodelado óseo17,18.

Dado que el carbonato de lantano se deposita en concentraciones bajas en el hueso, se ha especulado sobre su posible impacto sobre el remodelado óseo. Estudios diseñados específicamente para esclarecer el perfil de absorción, metabolización y depósito del carbonato de lantano han demostrado que la absorción y el depósito de lantano son limitados, alcanzando una meseta después de un año de uso; posteriormente los niveles de lantano en hueso se mantienen dentro del rango antes mencionado19-21.

Corroboran este comportamiento los datos publicados por Spasovski et al.22, quienes compararan niveles séricos y óseos de lantano en pacientes en diálisis que recibieron carbonato de lantano durante un año, y posteriormente carbonato de calcio dos años, con un grupo que únicamente recibió carbonato de calcio durante los tres años. El primer grupo mostró aumento inicial de lantano sérico que se estabilizó en 0,6 ng/ml, acorde con la ya referida baja absorción del lantano en humanos23,24. Al suspender el tratamiento, la concentración plasmática de lantano disminuyó rápidamente, siendo no obstante detectable en suero hasta dos años después de la administración de este, hallazgo explicable por las dos fases del perfil de eliminación hepática del lantano, una inicial rápida y otra prolongada y lenta. Además, al año de tratamiento ningún paciente tratado con carbonato de lantano presentó bajo remodelado, en contraste con el grupo de carbonato de calcio, donde tres pacientes desarrollaron EOA.

A nivel óseo, tanto en estudios en humanos22 como experimentales25, el carbonato de lantano ha demostrado que no modifica ni el número ni la actividad de los osteoblastos. Además, la concentración de lantano en hueso no se relaciona con defectos en remodelado óseo ni en mineralización19,20,22,26. Por el contrario, se ha demostrado un efecto beneficioso del carbonato de lantano sobre el hueso, con una tendencia a la normalización de los parámetros histomorfométricos óseos y una mejora del recambio óseo19,20 (figura 1).

Los primeros datos sobre seguridad y un efecto positivo del carbonato de lantano sobre el remodelado óseo fueron publicados por D’Haese et al.19, quienes mostraron en un estudio realizado con biopsias óseas pareadas que tras un año con carbonato de lantano no se observó disminución del remodelado óseo. Por el contrario, la utilización de carbonato de lantano se asoció con una mejora en este, en contraste con el descenso del remodelado observado en los pacientes que recibieron carbonato cálcico (figura 1). Similares resultados a más largo plazo fueron publicados posteriormente por Malluche et al.20, confirmando que el uso prolongado de carbonato de lantano se asocia con mejoría del remodelado óseo, objetivado por un aumento en la frecuencia de activación y en la velocidad de formación ósea. La mayoría de estos cambios positivos se observaron durante el primer año de tratamiento, si bien los efectos sobre volumen óseo se observaron después de dos años de uso. Estos datos indican que el tratamiento con carbonato de lantano representa una opción segura y beneficiosa para el manejo de pacientes con EOA7.

A nivel bioquímico, los cambios secundarios al uso de carbonato de lantano han sido poco relevantes. Si bien en ocasiones se han observado incrementos de fosfatasa alcalina y fosfatasa ácida tartrato resistente20,27, estas variaciones no se han detectado si los pacientes recibían análogos de vitamina D28. No se han observado cambios en otros marcadores bioquímicos, incluidos los niveles de osteoprotegerina27. A nivel experimental, el cloruro de lantano ha mostrado ser capaz de activar al sensor del calcio y modular la PTH29; no obstante, en clínica, las implicaciones de este efecto probablemente sean irrelevantes. De hecho, en pacientes en hemodiálisis, el efecto del carbonato de lantano sobre la PTH es mínimo comparado con el habitual efecto supresor sobre la PTH que ejercen los captores de fósforo que contienen calcio19,22,28. Por último, y en relación con los niveles de factor de crecimiento fibroblástico 23 (FGF-23) que son estimulados por elevaciones de fósforo y calcitriol30, el carbonato de lantano ha mostrado ser capaz de disminuirlos, respuesta que no se observó con la utilización de carbonato cálcico administrado de forma aislada, pero sí cuando se asoció con carbonato de lantano31.

 

CARBONATO DE LANTANO Y CALCIFICACIÓN VASCULAR

 

Muchos estudios han analizado las causas de calcificación vascular acelerada en pacientes con ERC, analizando el papel que podrían jugar el fósforo y los captores de fósforo. En general se ha observado que, independientemente del control de fósforo sérico, parece existir una relación directa de sobrecarga de calcio –secundaria al uso de captores de fósforo cálcicos– con progresión de la calcificación vascular32,33 y con rigidez vascular. No obstante, recientemente un estudio en pacientes con ERC 3-4 ha mostrado resultados contradictorios34, dado que la reducción de los niveles de fósforo sérico se ha asociado paradójicamente con incremento en calcificación coronaria y aórtica34.

Si bien la mayor parte de los beneficios atribuidos a la utilización de captores de fósforo siempre se han puesto en relación con el control del fósforo sérico, otra parte del beneficio podría deberse a otros factores, tales como la reducción de colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad (LDL)10 y a otros efectos pleiotrópicos que podrían colaborar en la reducción de la progresión de calcificaciones vasculares8,9. La utilización de carbonato de lantano se ha asociado con estos posibles beneficios, como lo demuestra un trabajo reciente en pacientes en hemodiálisis seguidos durante 18 meses mediante tomografía axial computarizada, en los que se observó una menor progresión en calcificación aórtica y una tendencia al descenso de calcificación en la arteria femoral superficial en aquellos que recibieron carbonato de lantano comparados con los que recibieron carbonato de calcio, pese al similar control en ambos grupos de los niveles de fósforo sérico11.

Otro estudio reciente en hemodiálisis centrado en la evolución de las calcificaciones coronarias y función endotelial demostró que, tras 12 meses y similar control de fósforo sérico, los pacientes que recibieron carbonato de lantano tuvieron una menor progresión de calcificaciones coronarias, comparados con la terapia estándar, que incluía tratamiento con captores cálcicos y/o sevelamer, aunque no se observaron diferencias en la función endotelial35.

Resultados positivos con carbonato de lantano también se han publicado en experimentación animal, donde se ha observado una menor progresión de calcificaciones aórticas y un menor grado de ateroesclerosis, beneficios atribuidos al descenso de la fosforemia y a la menor producción de colágeno tipo I en la pared arterial36. No solo los estudios realizados en ratas con insuficiencia renal crónica37 sino también los realizados en células de músculo liso vascular han coincidido en observar que el lantano se asocia con disminución de la progresión de calcificación vascular38.

En resumen, tanto a nivel clínico como experimental los estudios con carbonato de lantano sugieren un efecto beneficioso de este captor de fósforo sobre la aparición y/o progresión de calcificación vascular.

 

CAPTORES DE FÓSFORO Y SUPERVIVENCIA

 

Los niveles elevados de fósforo se han asociado con mayor mortalidad cardiovascular1 en pacientes con enfermedad renal crónica; no obstante, existen todavía pocos datos sobre el posible beneficio del uso de captores de fósforo. Se ha sugerido que su administración podría aumentar la supervivencia de pacientes en diálisis incluso en pacientes con fósforo sérico normal. Isakova39, en una larga cohorte de pacientes incidentes en hemodiálisis, observó que el tratamiento con cualquier tipo de captor de fósforo se asoció de forma independiente con una menor mortalidad en comparación con pacientes que no recibían captores de fósforo.

Dos ensayos clínicos han comparado el efecto de sevelamer y captores de fósforo cálcicos en pacientes en hemodiálisis incidentes y prevalentes40,41 observando, tras uno y dos años de seguimiento, beneficios del sevelamer. Otro estudio reciente en pacientes con ERC 3-5 también ha observado ventajas42. Parte del efecto beneficioso se ha asociado a la reducción del colesterol (total y LDL)43, de la hemoglobina glicosilada y de parámetros inflamatorios44.

También hay datos en el mismo sentido con carbonato de lantano, que ha mostrado, en pacientes en hemodiálisis seguidos durante 2 años45, que los mayores de 65 años obtuvieron beneficios en supervivencia. Tanto en este estudio como en otro previo41 se ha observado un mayor efecto en la población más añosa, posiblemente en relación con una mayor posibilidad de eventos cardiovasculares a esa edad. Datos recientes del estudio COSMOS46 también han mostrado, tras 3 años de seguimiento, que la utilización de captores de fósforo, excepto los que contienen aluminio, se asoció con mejor supervivencia.

Dada la importancia del posible impacto positivo del uso de captores de fósforo sobre supervivencia y el hecho de que la información disponible se basa en estudios prospectivos pero de asociación, parece necesario estimular la realización de estudios clínicos prospectivos aleatorizados y controlados que permitan confirmar estas interesantes ventajas de la utilización de captores de fósforo en la ERC39,46,47.

 

Agradecimientos

A M.ª Luisa Rodríguez González, por su colaboración en la preparación de este manuscrito.

A ISCIII, REDinREN, FICYT y FRIAT por su apoyo a la investigación sobre Metabolismo Óseo y Mineral (FIS: 07/0893;08/90136;08/9008;09/00415;10/00896;11/00667, RD06/0016/1013, FICYT: IB09-033; COF 11-02 ; COF11-05).

 

Conflictos de interés

 

Los autores declaran que no tienen conflictos de interés potenciales relacionados con los contenidos de este artículo.

Figura 1. Evolución de la enfermedad ósea tras un año de tratamiento con carbonato de lantano

Bibliografía
[1]
Block GA, Klassen PS, Lazarus JM, Ofsthun N, Lowrie EG, Chertow GM. Mineral metabolism, mortality, and morbidity in maintenance hemodialysis. J Am Soc Nephrol 2004;15:2208-18. [Pubmed]
[2]
Reynolds JL, Joannides AJ, Skepper JN, McNair R,??Schurgers LJ,??Proudfoot D,??et al. Human vascular smooth muscle cells undergo vesicle-mediated calcification in response to changes in extracellular calcium and phosphate concentrations: a potential mechanism for accelerated vascular calcification in ESRD. J Am Soc Nephrol 2004;15:2857-67. [Pubmed]
[3]
Guerin AP, Blacher J, Pannier B, Marchais SJ, Safar ME, London GM. Impact of aortic stiffness attenuation on survival of patients in end-stage renal failure. Circulation 2001;103:987-92. [Pubmed]
[4]
Cannata-Andia J, Frazao J, Ferreira A, Hutchison A. Tratamiento de la hiperfosforemia: papel de los captores de f??sforo. In: Cannata-And??a JB (ed.). Alteraciones del metabolismo ??seo y mineral en la enfermedad renal cr??nica: avances en patogenia, diagn??stico y tratamiento. Barcelona: Wolters Kluwer Health Espa??a S.A., Lippincott Williams & Wilkins; 2010. p. 197-208.
[5]
Hutchison AJ. Oral phosphate binders. Kidney Int 2009;75:906-14. [Pubmed]
[6]
Rodriguez-Garcia M, Cannata-Andia J. Osteodistrofia renal e intoxicaci??n alum??nica. Amiloidosis por ??2 microglobulina. In: Jofr?? R, L??pez G??mez JM, Lu??o J, P??rez Garc??a R, Rodr??guez Ben??tez P??(eds.). Tratado de Hemodi??lisis. 2?? edici??n. Barcelona: Editorial M??dica Jims; 2006. p. 511-31.
[7]
Spasovski GB. Enfermedad de bajo recambio ??seo: diagn??stico y tratamiento. In: Cannata-Andia J (ed.). Alteraciones del metabolismo ??seo y mineral en la enfermedad renal cr??nica: avances en patogenia, diagn??stico y tratamiento. Barcelona: Wolters Kluwer Health Espa??a, S. A, Lippincott Williams & Wilkins; 2010. p. 257-63.
[8]
Braun J, Asmus HG, Holzer H, Brunkhorst R,??Krause R,??Schulz W,??et al. Long-term comparison of a calcium-free phosphate binder and calcium carbonate--phosphorus metabolism and cardiovascular calcification. Clin Nephrol 2004;62:104-15. [Pubmed]
[9]
Block GA, Spiegel DM, Ehrlich J, Mehta R,??Lindbergh J,??Dreisbach A,??et al. Effects of sevelamer and calcium on coronary artery calcification in patients new to hemodialysis. Kidney Int 2005;68:1815-24. [Pubmed]
[10]
Qunibi W, Moustafa M, Muenz LR, He DY,??Kessler PD,??Diaz-Buxo JA,??et al. A 1-year randomized trial of calcium acetate versus sevelamer on progression of coronary artery calcification in hemodialysis patients with comparable lipid control: the Calcium Acetate Renagel Evaluation-2 (CARE-2) study. Am J Kidney Dis 2008;51:952-65. [Pubmed]
[11]
Toussaint ND, Lau KK, Polkinghorne KR, Kerr PG. Attenuation of aortic calcification with lanthanum carbonate versus calcium-based phosphate binders in haemodialysis: A pilot randomized controlled trial. Nephrology (Carlton) 2011;16:290-8.
[12]
Flatt PR, Berggren PO, Gylfe E, Hellman B. Calcium and pancreatic beta-cell function. IX. Demonstration of lanthanide-induced inhibition of insulin secretion independent of modifications in transmembrane Ca2 fluxes. Endocrinology 1980;107:1007-13. [Pubmed]
[13]
Pennick M, Damment S, Gill M. The new non-aluminum, non-calcium phosphate binder, lanthanum carbonate, demonstrates pharmacokinetics favourable for use in a chronic kidney disease population (abstract). Proceedings, ERA-EDTA XLI Congress 2004:SP 268.
[14]
Behets GJ, Verberckmoes SC, D'Haese PC, De Broe ME. Lanthanum carbonate: a new phosphate binder. Curr Opin Nephrol Hypertens 2004;13:403-9. [Pubmed]
[15]
Fukagawa M. Is lanthanum carbonate safer and more effective than calcium carbonate for hyperphosphatemia in dialysis patients? Nat Clin Pract Nephrol 2005;1:20-1. [Pubmed]
[16]
Torregrosa J. Carbonato de lantano en la pr??ctica cl??nica. Nefrologia 2008;Suppl 5:11-4.
[17]
Hutchison AJ, Barnett ME, Krause R, Kwan JT, Siami GA. Long-term efficacy and safety profile of lanthanum carbonate: results for up to 6 years of treatment. Nephron Clin Pract 2008;110:c15-23. [Pubmed]
[18]
Altmann P, Barnett ME, Finn WF. Cognitive function in Stage 5 chronic kidney disease patients on hemodialysis: no adverse effects of lanthanum carbonate compared with standard phosphate-binder therapy. Kidney Int 2007;71:252-9. [Pubmed]
[19]
D'Haese PC, Spasovski GB, Sikole A, Hutchison A,??Freemont TJ,??Sulkova S,??et al. A multicenter study on the effects of lanthanum carbonate (Fosrenol) and calcium carbonate on renal bone disease in dialysis patients. Kidney Int Suppl 2003:S73-8.
[20]
Malluche HH, Mawad H, Monier-Faugere MC. Effects of treatment of renal osteodystrophy on bone histology. Clin J Am Soc Nephrol 2008;3 Suppl 3:S157-63. [Pubmed]
[21]
Malluche H, Faugere M, Wang G, Damment S, Webster I. No evidence of osteomalacia in dialysis patients treated with lanthanum carbonate up to 5 years. J Am Soc Nephrol 2004;15.
[22]
Spasovski GB, Sikole A, Gelev S, Masin-Spasovska J,??Freemont T,??Webster I,??et al. Evolution of bone and plasma concentration of lanthanum in dialysis patients before, during 1 year of treatment with lanthanum carbonate and after 2 years of follow-up. Nephrol Dial Transplant 2006;21:2217-24. [Pubmed]
[23]
Jouhanneau P, Lacour B, Raisbeck G, Yiou F,??Banide H,??Brown E,??et al. Gastrointestinal absorption of aluminum in rats using 26Al and accelerator mass spectrometry. Clin Nephrol 1993;40:244-8. [Pubmed]
[24]
Priest ND, Talbot RJ, Austin JG, Day JP,??King SJ,??Fifield K,??et al. The bioavailability of 26Al-labelled aluminium citrate and aluminium hydroxide in volunteers. Biometals 1996;9:221-8. [Pubmed]
[25]
Behets GJ, Dams G, Vercauteren SR, Damment SJ,??Bouillon R,??De Broe ME,??et al. Does the phosphate binder lanthanum carbonate affect bone in rats with chronic renal failure? J Am Soc Nephrol 2004;15:2219-28. [Pubmed]
[26]
Freemont AJ, Hoyland JA, Denton J. The effects of lanthanum carbonate and calcium carbonate on bone abnormalities in patients with end-stage renal disease. Clin Nephrol 2005;64:428-37. [Pubmed]
[27]
Toida T, Fukudome L, Fujimoto S, Yamada K, Chiyotanda S, KitamuraK,?? et al. Comparison of Lanthanum Carbonate with Calcium Carbonate on Biomarkers of Bone turnover in Hemodialysis patients: A cross-over study. Renal Week 2010 (Abstracts) 2010:SA-PO2940.
[28]
Toida T, Fukudome K, Fujimoto S, Yamada K,??Sato Y,??Chiyotanda S,??et al. Effect of lanthanum carbonate vs. calcium carbonate on serum calcium in hemodialysis patients: a crossover study. Clin Nephrol 2012;78:216-23. [Pubmed]
[29]
Carrillo-Lopez N, Fernandez-Martin JL, Alvarez-Hernandez D, et al. Lanthanum activates calcium-sensing receptor and enhances sensitivity to calcium. Nephrol Dial Transplant 2012;25:2930-7. [Pubmed]
[30]
Jean G, Terrat JC, Vanel T, Hurot JM,??Lorriaux C,??Mayor B,??et al. High levels of serum fibroblast growth factor (FGF)-23 are associated with increased mortality in long haemodialysis patients. Nephrol Dial Transplant 2009;24:2792-6. [Pubmed]
[31]
Shigematsu T, Negi S. Combined therapy with lanthanum carbonate and calcium carbonate for hyperphosphatemia decreases serum FGF-23 level independently of calcium and PTH (COLC Study). Nephrol Dial Transplant 2012;27:1050-4. [Pubmed]
[32]
Chertow GM, Raggi P, Chasan-Taber S, Bommer J, Holzer H, Burke SK. Determinants of progressive vascular calcification in haemodialysis patients. Nephrol Dial Transplant 2004;19:1489-96. [Pubmed]
[33]
London GM, Marchais SJ, Guerin AP, Boutouyrie P, Metivier F, de Vernejoul MC. Association of bone activity, calcium load, aortic stiffness, and calcifications in ESRD. J Am Soc Nephrol 2008;19:1827-35. [Pubmed]
[34]
Block GA, Wheeler DC, Persky MS, Kestenbaum B,??Ketteler M,??Spiegel DM,??et al. Effects of phosphate binders in moderate CKD. J Am Soc Nephrol 2012;23:1407-15. [Pubmed]
[35]
Kalil RS, Flanigan M, Stanford W, Haynes WG. Dissociation between progression of coronary artery calcification and endothelial function in hemodialysis patients: a prospective pilot study. Clin Nephrol 2012;78:1-9. [Pubmed]
[36]
Nikolov IG, Joki N, Nguyen-Khoa T, et al. Lanthanum carbonate, like sevelamer-HCl, retards the progression of vascular calcification and atherosclerosis in uremic apolipoprotein E-deficient mice. Nephrol Dial Transplant 2012;27:505-13. [Pubmed]
[37]
Neven E, Dams G, Postnov A, Chen B,??De Clerck N,??De Broe ME,??et al. Adequate phosphate binding with lanthanum carbonate attenuates arterial calcification in chronic renal failure rats. Nephrol Dial Transplant 2009;24:1790-9. [Pubmed]
[38]
Ciceri P, Volpi E, Brenna I, Elli F,??Borghi E,??Brancaccio D,??et al. The combination of lanthanum chloride and the calcimimetic calindol delays the progression of vascular smooth muscle cells calcification. Biochem Biophys Res Commun 2012;418:770-3. [Pubmed]
[39]
Isakova T, Gutierrez OM, Chang Y, Shah A,??Tamez H,??Smith K,??et al. Phosphorus binders and survival on hemodialysis. J Am Soc Nephrol 2009;20:388-96. [Pubmed]
[40]
Block GA, Raggi P, Bellasi A, Kooienga L, Spiegel DM. Mortality effect of coronary calcification and phosphate binder choice in incident hemodialysis patients. Kidney Int 2007;71:438-41. [Pubmed]
[41]
Suki WN, Zabaneh R, Cangiano JL, Reed J,??Fischer D,??Garrett L,??et al. Effects of sevelamer and calcium-based phosphate binders on mortality in hemodialysis patients. Kidney Int 2007;72:1130-7. [Pubmed]
[42]
Di Iorio B, Bellasi A, Russo D. Mortality in kidney disease patients treated with phosphate binders: a randomized study. Clin J Am Soc Nephrol 2012;7:487-93. [Pubmed]
[43]
Chertow GM, Burke SK, Raggi P. Sevelamer attenuates the progression of coronary and aortic calcification in hemodialysis patients. Kidney Int 2002;62:245-52. [Pubmed]
[44]
Vlassara H, Uribarri J, Cai W, Goodman S,??Pyzik R,??Post J,??et al. Effects of sevelamer on HbA1c, inflammation, and advanced glycation end products in diabetic kidney disease. Clin J Am Soc Nephrol 2012;7:934-42.
[45]
Wilson R, Zhang P, Smyth M, Pratt R. Assessment of survival in a 2-year comparative study of lanthanum carbonate versus standard therapy. Curr Med Res Opin 2009;25:3021-8. [Pubmed]
[46]
Cannata-Andia JB. The use of phosphate binding agents is associated with lower mortality: results from the COSMOS study. In: ERA-EDTA Congress; 2012 May 25; Par??s; 2012. p. 60.
[47]
Joy MS, Finn WF. Randomized, double-blind, placebo-controlled, dose-titration, phase III study assessing the efficacy and tolerability of lanthanum carbonate: a new phosphate binder for the treatment of hyperphosphatemia. Am J Kidney Dis 2003;42:96-107. [Pubmed]
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.