Información de la revista
Vol. 39. Núm. 2.Marzo - Abril 2019
Páginas 111-222
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 39. Núm. 2.Marzo - Abril 2019
Páginas 111-222
Editorial
DOI: 10.1016/j.nefro.2018.10.002
Open Access
Riñón, hipertensión y activación del complemento. En búsqueda de nuevas dianas terapéuticas
Kidney, hypertension and complement activation. In search of new therapeutic targets
Visitas
1770
Santiago Rodríguez de Córdobaa, Mario Espinosa Hernándezb,
Autor para correspondencia
espinosaismario@gmail.com

Autor para correspondencia.
a Centro de Investigaciones Biológicas, Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Centro de Investigación Biomédica en Enfermedades Raras, Madrid, España
b UGC de Nefrología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba; Instituto Maimónides de Investigación Biomedica de Córdoba (IMIBIC), Córdoba, España
Este artículo ha recibido
1770
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto Completo

El sistema del complemento es un elemento fundamental de la inmunidad innata. Su función principal desde un punto de vista evolutivo fue proporcionar una línea de defensa esencial contra bacterias, hongos y virus. Evidentemente tiene más funciones (facilitar la eliminación de células apoptóticas y complejos inmunes, interaccionar con leucocitos y plaquetas, efectos antiinflamatorios, embriogénesis). Las proteínas del complemento circulan en formas inactivas en el plasma y se activan, ante diversos estímulos, a través de tres vías distintas: la vía clásica, la vía alternativa y la vía de lectina de unión a manosa. Una característica clave de este sistema es que se activa rápidamente en patógenos y células dañadas, pero no se activa en las superficies del huésped. Varias proteínas reguladoras (sobre todo de la vía alternativa) nos protegen en las superficies celulares de esta activación del complemento. La capacidad del sistema de complemento para discriminar entre diferentes superficies se logra mediante un fino equilibrio entre las proteínas activadoras y las proteínas reguladoras. Así queda perfectamente explicado que una alteración de estas proteínas reguladoras sea la base patogénica de varias enfermedades ya bien conocidas y que afectan al riñón, como son el SHU atípico, la glomerulonefritisC3 y la enfermedad por depósitos densos. El papel del complemento en estas enfermedades está claramente identificado1, y también están identificadas sus dianas terapéuticas.

Desde hace muchos años los nefrólogos hemos observado depósito de proteínas del complemento, sobre todo C3, en un buen número de biopsias renales de muy diversas patologías. No hemos prestado demasiado interés a esta evidencia histológica, probablemente porque no hemos entendido bien qué significaba. En los últimos años está habiendo una explosión de conocimientos y estudios que están identificando algunas de estas señales mediadas por complemento. A continuación se comentan estos avances en algunas de estas entidades.

Nefropatía membranosa. Modelos animales han indicado que la activación del complemento tiene un papel central en la patogénesis de esta enfermedad2,3. Estudios clínicos4 y modelos experimentales5 mostraron que los niveles urinarios del complejo de ataque de membrana C5b-9 se relacionan con actividad de la enfermedad. La ausencia de C1q en la mayoría de los casos y la presencia de C3 y de C4d6 prácticamente en la mayoría de ellos sugiere que la vía alternativa y/o la vía de las lectinas son las principales vías de activación del complemento7. Esto es compatible con el hallazgo de depósitos de IgG48 (y no de IgG1) en la biopsia de estos pacientes, que característicamente es la única subclase de IgG que no activa la vía clásica. Es interesante señalar que hace años se diseñó un estudio para analizar el efecto del tratamiento con eculizumab en la evolución de la proteinuria en pacientes con nefropatía membranosa. No se observaron diferencias significativas respecto al grupo control, aunque estos resultados no han sido publicados. Hay que mencionar que estos pacientes fueron tratados con dosis inferiores a las que se usan en la actualidad y durante un corto espacio de tiempo, solo 16 semanas.

Hoy día no cabe duda de que el tratamiento central de la nefropatía membranosa debe ir dirigido a reducir los niveles de anticuerpos frente al receptor de la fosfolipasa A2, y esto se consigue con diversas estrategias inmunosupresoras ya conocidas. Sin embargo, el papel de los inhibidores del complemento no ha sido explorado en profundidad, y es posible que tengan algún efecto beneficioso en determinados enfermos.

Vasculitis asociadas a ANCA y Gn rápidamente progresivas. Modelos experimentales9 de vasculitis asociadas a ANCA han mostrado que la activación del complemento a través de la vía alternativa podría tener un papel patogénico en esta enfermedad. En este aspecto existen suficientes evidencias clínicas e histológicas10,11. Un estudio de nuestro grupo mostró que el depósito de C3 en la biopsia renal es un factor independiente de peor pronóstico a largo plazo12. Se están investigando terapias dirigidas a modular la activación del complemento en estas enfermedades. Avacopan, un inhibidor selectivo del C5aR, ha sido ensayado en pacientes con vasculitis ANCA positiva13. La conclusión es que avacopan tiene la misma eficacia que altas dosis de corticoides pero sin sus efectos secundarios.

Nefropatía IgA (NIgA). Hay un gran número de evidencias que sugieren que la activación de la vía alternativa y de las lectinas está implicada en la patogenia de esta enfermedad. Estudios de asociación genómica mostraron que la deleción homocigota de proteína relacionada con factorH1 y3 (CFHR1, CFHR3) era un factor protector14. En esta línea, dos grupos diferentes15,16 han demostrado que en la progresión de la NIgA está implicado un aumento del cociente entre FHR1-5/FH. Interesantemente, uno de estos trabajos16 sugiere que el desarrollo de insuficiencia renal por sí mismo puede contribuir a esta disregulación del complemento incrementando los niveles de FHR1. La vía alternativa del complemento parece claramente implicada en la patogenia de la NIgA. Por otra parte, el depósito de C4d, que resulta de la activación de la vía de las lectinas, se asocia a un peor pronóstico a largo plazo17. Hay casos clínicos con NIgA que han respondido al tratamiento con eculizumab18,19. Avacopan también se ha usado en unos pocos pacientes con NIgA, mostrando un efecto beneficioso sobre la proteinuria20. Ahora mismo hay en marcha ensayos clínicos (NCT03608033) que van a explorar el papel que pueden tener inhibidores de la vía de las lectinas. Este es un panorama muy prometedor, y es posible que en un futuro cercano empecemos a tratar esta enfermedad actuando sobre estas dianas.

Hipertensión. Recientemente se ha propuesto que la activación del complemento puede tener un papel importante en la patogenia de la HTA, y aunque todavía existen más dudas que respuestas, los trabajos de investigación no dejan de aportar datos sorprendentes.

En la literatura existen muchos casos clínicos descritos que han documentado la frecuente asociación de HTA maligna con la aparición de anemia hemolítica microangiopática/SHUa21. Clásicamente esta anemia hemolítica se ha justificado por el trastorno hemodinámico asociado a la HTA severa. Algunas revisiones ya mostraron que el 25% de los pacientes con HTA maligna presentan datos de microangiopatía trombótica22. Datos recientes del grupo de enfermedades glomerulares de la Sociedad Española de nefrología (Glosen)23 estiman que el 32% de los pacientes con SHUa presentan HTA maligna. Estas evidencias plantean la hipótesis de que la HTA maligna no es más que otra manifestación de la MAT/SHUa y que en su génesis está implicada una alteración en la regulación del complemento. En esta línea, algunos trabajos han explicado claramente cómo estos pacientes con HTA maligna tienen las mismas mutaciones genéticas que los pacientes con SHUa24. Otros trabajos que utilizan otra metodología no han encontraron ninguna mutación25.

La asociación entre disregulación del complemento e HTA (no maligna) no es tan clara y las evidencias son sobre todo a nivel experimental26. Se especula que la activación del complemento genera C5a que ejerce sus funciones a través de su receptor (C5aR) que se expresa en la superficie de varios tipos de células, entre ellas células endoteliales27,28. Por ejemplo, en un modelo experimental de ratas tratadas con angiotensinaII el bloqueo del C5aR redujo significativamente la inflamación, la fibrosis perivascular y la hipertrofia cardíaca29. Curiosamente, en este modelo el bloqueo no modificó las cifras tensionales, aunque sí todas esas manifestaciones asociadas a la hipertensión. En este sentido no dejan de aparecer datos sorprendentes. Recientemente Békássy et al30 han mostrado claramente in vitro que la renina plasmática es capaz de activar el complemento de una manera idéntica a la C3 convertasa. La renina escindiría el C3 formando sus productos C3a y C3b, poniendo en marcha la activación de la vía alternativa. Además, esta activación es inhibida in vitro por el inhibidor de renina, aliskiren. En este sorprendente trabajo se aportan además pruebas clínicas que sugieren un efecto beneficioso en el perfil del complemento a nivel sistémico (aumento de los niveles séricos de C3) y renal (disminución de la proteinuria e intensidad de los depósitos de C3) en 3 pacientes con enfermedad por depósitos densos tratados durante 4-7años con aliskiren. Todo esto sugiere que la inhibición de la renina podría tener un efecto beneficioso en un buen número de patologías en las que existe activación del complemento. También (y esto es mucho más conflictivo) es posible que el uso de inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina o el de los bloqueadores de la angiotensina no sean los más indicados en pacientes con depósitos importantes de C3.

La posible activación de complemento por renina está relacionado con el papel cada vez más relevante que tiene la activación de C5 y C3 por enzimas proteolíticas, independiente de las C3 y C5 convertasas clásicas. Estos mecanismos de activación del complemento que se podrían considerar atípicos se describieron por primera vez en un modelo experimental en el que se demostró que la trombina (en ausencia de C3) era capaz de activar el C5 y formar C5a31. Estas evidencias de activación extrínseca o indirecta también se han observado en algunos tumores donde células tumorales de pulmón eran capaces de generar C5a en ausencia de suero32.

Está claro que la visión de que el sistema del complemento es solo una red compleja de proteínas cuya única misión es protegernos de patógenos es sencillamente errónea. Probablemente tampoco será cierto que el complemento va a ser el principal mediador patogénico en todas estas enfermedades renales, ni probablemente en la HTA. Lo que está claro es que hay razones para explorar estas hipótesis y aclarar en cada enfermedad el papel concreto que tienen las alteraciones del complemento, y sobre todo si su inhibición o regulación (por ejemplo con inhibidores de la renina) puede tener algún papel en su manejo clínico.

Conflicto de intereses

SRC y ME han recibido honorarios de Alexion por charlas de formación, pero ello no ha tenido ninguna influencia en la redacción del trabajo.

Bibliografía
[1]
J.M. Campistol, M. Arias, G. Ariceta, M. Blasco, L. Espinosa, M. Espinosa
An update for atypical haemolytic uraemic syndrome: Diagnosis and treatment. A consensus document
Nefrologia, 35 (2015), pp. 421-447 http://dx.doi.org/10.1016/j.nefro.2015.07.005
[2]
C.J. Pruchno, M.W. Burns, M. Schulze, R.J. Johnson, P.J. Baker, W.G. Couser
Urinary excretion of C5b-9 reflects disease activity in passive Heymann nephritis
Kidney Int, 36 (1989), pp. 65-71
[3]
P.J. Baker, R.F. Ochi, M. Schulze, R.J. Johnson, C. Campbell, W.G. Couser
Depletion of C6 prevents development of proteinuria in experimental membranous nephropathy in rats
Am J Pathol., 135 (1989), pp. 185-194
[4]
S.P. Kon, B. Coupes, C.D. Short, L.R. Solomon, M.J. Raftery, N.P. Mallick
Urinary C5b-9 excretion and clinical course in idiopathic human membranous nephropathy
Kidney Int., 48 (1995), pp. 1953-1958
[5]
H. Ma, D.G. Sandor, L.H. Beck Jr.
The role of complement in membranous nephropathy
Semin Nephrol, 33 (2013), pp. 531-542 http://dx.doi.org/10.1016/j.semnephrol.2013.08.004
[6]
M. Espinosa, R. Ortega, M. López, J.M. Gómez, M.J. Pérez-Sáez, C. Pérez-Seoane
C4d como herramienta diagnóstica en la nefropatía membranosa
[7]
S. Bally, H. Debiec, D. Ponard, F. Dijoud, J. Rendu, J. Fauré
Phospholipase A2 receptor-related membranous nephropathy and mannan-binding lectin deficiency
J Am Soc Nephrol, 27 (2016), pp. 3539-3544 http://dx.doi.org/10.1681/ASN.2015101155
[8]
H. Debiec, Ronco P:
Immunopathogenesis of membranous nephropathy: An update
Semin Immunopathol, 36 (2014), pp. 381-397 http://dx.doi.org/10.1007/s00281-014-0423-y
[9]
C. Jennette, H. Xiao, P. Hu
Complement in ANCA-associated vasculitis
Semin Nephrol, 33 (2013), pp. 557-564 http://dx.doi.org/10.1016/j.semnephrol.2013.08.006
[10]
M. Chen, G.Q. Xing, F. Yu, G. Liu, M.H. Zhao
Complement deposition in renal histopathology of patients with ANCA-associated pauci-immune glomerulonephritis
Nephrol Dial Transplant, 24 (2009), pp. 1247-1252 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfn586
[11]
J. Villacorta, F. Diaz-Crespo, M. Acevedo, C. Guerrero, Y. Campos-Martín, E. García-Díez
Glomerular C3d as a novel prognostic marker for renal vasculitis
[12]
M. Sánchez-Agesta, C. Rabasco, R. Sánchez, R. Ortega, M. López, P. Aljama
El depósito de C3 en la glomerulonefritis extracapilar de tipo III condiciona un mal pronóstico
Nefrologia, 38 (2018), pp. 213-219 http://dx.doi.org/10.1016/j.nefro.2017.08.001
[13]
D.R.W. Jayne, A.N. Bruchfeld, L. Harper, M. Schaier, M.C. Venning, P. Hamilton, CLEAR Study Group
Randomized trial of C5a receptor inhibitor Avacopan in ANCA-associated vasculitis
J Am Soc Nephrol., 9 (2017), pp. 2756-2767
[14]
A.G. Gharavi, K. Kiryluk, M. Choi, Y. Li, P. Hou, J. Xie
Genome-wide association study identifies susceptibility loci for IgA nephropathy
Nat Genet., 43 (2011), pp. 321-327 http://dx.doi.org/10.1038/ng.787
[15]
N.R. Medjeral-Thomas, H.J. Lomax-Browne, H. Beckwith, M. Willicombe, A.G. McLean, P. Brookes
Circulating complement factor H-related proteins 1 and 5 correlate with disease activity in IgA nephropathy
Kidney Int, 92 (2017), pp. 942-952 http://dx.doi.org/10.1016/j.kint.2017.03.043
[16]
A. Tortajada, E. Gutiérrez, E. Goicoechea de Jorge, J. Anter, A. Segarra, M. Espinosa
Elevated factor H-related protein 1 and factor H pathogenic variants decrease complement regulation in IgA nephropathy
Kidney Int, 92 (2017), pp. 953-963 http://dx.doi.org/10.1016/j.kint.2017.03.041
[17]
M. Espinosa, R. Ortega, M. Sánchez, A. Segarra, M.T. Salcedo, F. González, for the Spanish Group for the Study of Glomerular Diseases (GLOSEN)
Association of C4d deposition with clinical outcomes in IgA
Clin J Am Soc Nephrol, 9 (2014), pp. 897-904 http://dx.doi.org/10.2215/CJN.09710913
[18]
T. Rosenblad, J. Rebetz, M. Johansson, Z. Békássy, L. Sartz, D. Karpman
Eculizumab treatment for rescue of renal function in IgA nephropathy
Pediatr Nephrol, 29 (2014), pp. 2225-2228 http://dx.doi.org/10.1007/s00467-014-2863-y
[19]
T. Ring, B. Bang Pedersen, G. Salkus, T.H.J. Goodship
Use of eculizumab in crescentic IgA nephropathy: Proof of principle and conundrum
Clin Kidney J, 5 (2015), pp. 489-491
[20]
A. Bruchfeld, P. Nachman, S. Parikh, R. Lafayette, A. Potarca, J. Diehl
C5a receptor inhibitor avacopan in IgA nephropathy study
Nephrol Dial Transplant, 32 (2017), pp. 82-83
[21]
L. Shavit, C. Reinus, I. Sotki
Severe renal failure and microangiopathic hemolysis induced by malignant hypertension — case series and review of literature
Clin Nephrol., 73 (2010), pp. 147-215
[22]
B.J. Van den Born, U.P. Honnebier, R.P. Koopmans, G.A. van Montfrans
Microangiopathic hemolysis and renal failure in malignant hypertension
[23]
T Cavero, S. Rodriguez de Córdoba, M. Praga. ¿Microangiopatía trombótica asociada a hipertensión o a hiperactividad del complemento? Implicaciones diagnósticas y terapéuticas. XLVIII Congreso de la SEN y IX de la Sociedad Iberoamericana de nefrología (abstract).
[24]
S.A.M.E.G. Timmermans, M.A. Abdul-Hamid, J. Vanderlocht, J.G.M.C. Damoiseaux, C.P. Reutelingsperger, P. van Paassen
Patients with hypertension-associated thrombotic microangiopathy may present with complement abnormalities
Kidney Int., 91 (2017), pp. 1420-1425 http://dx.doi.org/10.1016/j.kint.2016.12.009
[25]
C.P. Larsen, J.D. Wilson, A. Best-Rocha, M.L. Beggs, R.A. Hennigar
Genetic testing of complement and coagulation pathways in patients with severe hypertension and renal microangiopathy
Mod Pathol, 31 (2018), pp. 488-494 http://dx.doi.org/10.1038/modpathol.2017.154
[26]
U.O. Wenzel, M. Bode, J. Köhl, H. Ehmke
A pathogenic role of complement in arterial hypertension and hypertensive end organ damage
Am J Physiol Heart Circ Physiol, 312 (2017), pp. H349-H354 http://dx.doi.org/10.1152/ajpheart.00759.2016
[27]
H.D. Manthey, A.C. Thomas, I.A. Shiels, A. Zernecke, T.M. Woodruff, B. Rolfe
Complement C5a inhibition reduces atherosclerosis in ApoE-/- mice
FASEB J, 25 (2011), pp. 2447-2455
[28]
Q. Peng, K. Li, L.A. Smyth, G. Xing, N. Wang, L. Meader
C3a and C5a promote renal ischemia-reperfusion injury
J Am Soc Nephrol, 23 (2012), pp. 1474-1485 http://dx.doi.org/10.1681/ASN.2011111072
[29]
C. Zhang, Y. Li, C. Wang, Y. Wu, J. Du
Antagonist of C5aR prevents cardiac remodeling in angiotensin II-induced hypertension
Am J Hypertens., 27 (2014), pp. 857-864 http://dx.doi.org/10.1093/ajh/hpt274
[30]
Z.D. Békássy, A.-C. Kristoffersson, J. Rebetz, J. Rebetz, R. Tati, A. Olin
Aliskiren inhibits renin-mediated complement activation
Kidney Int., 94 (2018), pp. 689-700 http://dx.doi.org/10.1016/j.kint.2018.04.004
[31]
M. Huber-Lang, J.V. Sarma, F.S. Zetoune, D. Rittirsch, T.A. Neff, S.R. McGuire
Generation of C5a in the absence of C3: A new complement activation pathway
Nat Med., 12 (2006), pp. 682-687
[32]
L. Corrales, D. Ajona, S. Rafail, J.J. Lasarte, J.I. Riezu-Boj, J.D. Lambris
Anaphylatoxin c5a creates a favorable microenvironment for lung cancer progression
J Immunol., 189 (2012), pp. 4674-4683 http://dx.doi.org/10.4049/jimmunol.1201654
Copyright © 2018. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.