Volver al índice
Fecha actualización: 15/04/16
Use CTRL+F para buscar en este artículo

Transplante de riñón y pancreas


María José Ricart (1); Mercedes Cabello Díaz (2); José Manuel González-Posada (3)

(1) Servicio de Nefrología y Trasplante Renal. Hospital Clínic. Barcelona.

(2) Servicio de Nefrología. Hospital Regional Carlos Haya. Málaga

(3) Servicio de Nefrología. Hospital Universitario de Canarias. Sta Cruz de Tenerife

Introducción

La nefropatía diabética (ND) es la primera causa de inicio de tratamiento sustitutivo por insuficiencia renal crónica terminal (IRCT) en la mayoría de los países occidentales [1]. Aunque el riesgo de IRCT es mayor en la diabetes mellitus (DM) tipo 1, la alta prevalencia de DM tipo 2, hace que ésta contribuya a un mayor porcentaje de pacientes con IRCT por ND. Para la mayoría, el trasplante de riñón será la mejor opción, y un grupo seleccionado se podrá también beneficiar de las ventajas de un trasplante de páncreas (TP) efectuado de forma simultánea. La disminución de las complicaciones quirúrgicas tras la mejoría de la técnica, así como de los episodios de rechazo agudo con la introducción de nuevos y más potentes fármacos inmunosupresores ha permitido reducir la elevada morbi-mortalidad  que inicialmente se asociaba a este trasplante combinado. En la actualidad, no existe ninguna forma ni pauta de administración de insulina que permita obtener un control glicémico tan correcto como el observado con el TP. Un injerto pancreático funcionante es capaz de producir insulina en función de las demandas metabólicas de cada paciente, estableciendo un estado euglicémico, que permite alcanzar unos valores normales  de hemoglobina glicosilada.  Pero además, este correcto control metabólico, permite estabilizar e incluso revertir algunas de las complicaciones crónicas asociadas a la enfermedad diabética, lo que se traduce en una mayor calidad de vida, así como una mayor supervivencia de estos pacientes [2],[3],[4],[5],[6].

El trasplante de páncreas realizado junto al trasplante de riñón (TRP) es la modalidad más frecuente de trasplante de páncreas, representando el 75-80% de los trasplantes realizados en todo el mundo, aunque el TP puede también realizarse de forma aislada;  en pacientes con función renal normal pero con una diabetes lábil, que precisan de repetidos ingresos hospitalarios por descompensación metabólica y/o episodios hipoglicémicos severos que se acompañan de pérdida de conciencia (TPA); o bien, en pacientes que previamente han recibido un trasplante de riñón (TPDR). Esta última opción, se considera fundamentalmente indicada en aquellos pacientes que tienen la oportunidad de trasplantarse de un riñón procedente de donante vivo. Aunque la realización de un trasplante de ambos órganos en dos tiempos tiene sus inconvenientes, ya que el paciente deberá  de ser sometido a dos cirugías y la supervivencia del injerto pancreático es algo inferior,  el hecho de poder trasplantarse con un riñón procedente de un donante vivo, ofrece la oportunidad de evitar el tratamiento sustitutivo con diálisis, una mejor supervivencia del paciente, y optar al mismo tiempo de los beneficios que le puede ofrecer un posterior trasplante de páncreas [7],[8],[9].

Opciones quirúrgicas 

El páncreas se implanta habitualmente antes que el riñón, dada su peor tolerancia a la isquemia. La técnica quirúrgica utilizada para el implante del injerto renal no va a diferir de la utilizada en el trasplante de riñón aislado. Para el trasplante de páncreas, a pesar de que  la técnica quirúrgica no es estándar entre los distintos centros, existe un acuerdo unánime en implantar el órgano completo, incluida la segunda porción duodenal.

El drenaje venoso usado mayoritariamente es el sistémico [7]. En éste, el páncreas, con una pequeña porción de duodeno del donante, que contiene la ampolla de Vater, se emplaza lateralmente en la pelvis del receptor,  con anastomosis arterial y venosa, a una de las ramas de la arteria y vena ilíacas respectivamente. Algunos grupos propugnan utilizar el drenaje venoso portal, por el hipotético beneficio de mantener un nivel de insulina más fisiológico y evitar de esta manera la hiperinsulinemia atribuida a la derivación sistémica. No obstante, técnicamente es más complejo y sus potenciales ventajas metabólicas siguen siendo motivo de controversia.

El drenaje de la secreción exocrina se realiza generalmente a vía intestinal (Figura 1). El drenaje entérico (duodenoyeyunostomía) con o sin Y de Roux, es hoy el día la técnica de elección [7]. El drenaje urinario o duodenocistostomía (Figura 2), contribuyó extraordinariamente a consolidar el trasplante de páncreas, ya que permite monitorizar el rechazo mediante la determinación de enzimas pancreáticos en orina. No obstante, la elevada incidencia de complicaciones asociadas a la misma, tales como cistitis, uretritis, infecciones urinarias de repetición, pancreatitis por reflujo así como acidosis metabólica, obligan a la reconversión a drenaje entérico en muchos casos, por lo que actualmente es poco utilizado.

Indicaciones

Las indicaciones para el trasplante de páncreas (Tabla 1), incluyen fundamentalmente a pacientes afectos de una DM que a consecuencia de su enfermedad han desarrollado una IRCT. Otros parámetros a valorar serán: la edad, tipo de DM y estado de las complicaciones diabéticas. 

Edad.- Aun cuando es difícil establecer un límite de edad [10], es habitual aceptar candidatos hasta los 50 años. Se considera, son los que más se podrán beneficiar, y con un menor riesgo, si bien suelen valorarse de forma individualizada aquellos con edad comprendida entre los 50-55 años. 

Tipo de DM.- El TP está indicado fundamentalmente en la DM tipo 1. No obstante, se ha observado que algunos pacientes con una DM tipo 2 (edad < 50 años, IMC < 30, necesidad de tratamiento con insulina, y niveles bajos de péptido C) podrían también beneficiarse de este tratamiento.  Sólo representan el 8% del total de los trasplantes de páncreas realizados en los últimos años [7] y, aunque los resultados a corto plazo parecen satisfactorios y superponibles a los obtenidos en la DM tipo 1, a más largo plazo parecen algo inferiores, lo que hace imprescindible una mayor experiencia  para valorar en un futuro los beneficios que el trasplante puede aportar a este colectivo [11],[12].

Estado de las complicaciones diabéticas.- La presencia y severidad de estas complicaciones, es otro de los parámetros a valorar antes de establecer la indicación del trasplante. La existencia de una vasculopatía severa es la que más  puede condicionar la decisión [13]. Otras complicaciones secundarias a la diabetes, como la retinopatía y neuropatía, acostumbran a estar siempre presentes, y se aconseja sean valoradas en el conjunto del paciente, aunque raramente representan por sí solas, una contraindicación. En todo caso y antes de establecer la indicación para trasplante de riñón-páncreas se deberá de realizar un estudio completo de los posibles candidatos.

Las indicaciones para el TPDR, serían las mismas que para el TRP en cuanto a edad, tipo de DM y estado vascular, pero en éste caso, el receptor deberá tener una buena función renal. Los pacientes diagnosticados de una nefropatía crónica, con  proteinuria y tasa de filtración glomerular baja (inferior a 40 ml/mn) no serían considerados buenos candidatos al trasplante, aconsejando en todo caso la realización de una biopsia renal antes de  establecer la indicación.

Evaluación de los candidatos

El estudio de los posibles receptores se realiza para determinar el riesgo operatorio, establecer la ausencia de algún criterio de exclusión y documentar el estado de las complicaciones diabéticas (Tabla 2).

Es bien conocida la implicación que la existencia de una cardiopatía isquémica puede tener en la mortalidad del paciente, tanto durante la cirugía como en el periodo post-trasplante, por lo que se aconseja sea rigurosamente evaluada. Para ello, se acostumbra a realizar un estudio gammagráfico de perfusión miocárdica y si resultara patológico, una coronariografía.

Otros aspectos a valorar serán;  el estado de los vasos sanguíneos donde van a realizarse las anastomosis vasculares de los injertos, por lo que se realizará un angioTAC para ver el estado de los vasos ilíacos y tronco celíaco;  el estado vascular periférico, mediante un doppler de extremidades inferiores, fundamentalmente si el paciente padece de una claudicación intermitente; el estado de los vasos carotídeos mediante realización de un doppler troncos supraaorticos en paciente con antecedentes de un accidente vascular cerebral.

Si bien en ocasiones, las contraindicaciones para el trasplante combinado de riñón-páncreas o trasplante de riñón aislado, pueden ser las mismas desde el punto de vista de la enfermedad cardiovascular, la implantación de dos órganos requiere de una cirugía mayor; un tiempo de anestesia más prolongado; y una mayor probabilidad de presentar algún tipo de complicación o reintervención quirúgica. Por otra parte, la presencia de severas calcificaciones en los vasos iliacos, donde habitualmente se realizan las anastomosis vasculares de los órganos, así como la existencia de una vasculopatía periférica severa, puede permitir desde el punto de vista técnico la implantación de un injerto, pero puede hacer desaconsejable la implantación de los dos. En estos casos, se dará prioridad al trasplante renal.

Tratamiento Tratamiento inmunopresor

El tratamiento inmunosupresor en TP ha evolucionado al igual que en otros órganos trasplantados, y el objetivo es disminuir el riesgo de rechazo y minimizar los efectos secundarios de los inmunosupresores a largo plazo. Hay que tener en cuenta que el páncreas es un órgano más inmunógeno que otros, y por ello la terapia inmunosupresora debe ser intensa sobre todo en el periodo inicial postrasplante. La inmunosupresión es similar en los tres tipos de TP, aunque el TPA y el TPDR se consideran de mayor riesgo inmunológico por la dificultad de diagnóstico del rechazo.

Tratamiento de inducción.- La utilización de tratamiento de inducción en TP ha ido incrementándose progresivamente, y en la actualidad más del 90 % de los pacientes lo reciben, siendo los fármacos de elección (aproximadamente en el 80 % de los casos) los sueros antilinfocitarios (Timoglobulina®/ATG-Fresenius®). En menor proporción se utilizan anticuerpos monoclonales bloqueadores del receptor de la IL-2 (Basiliximab) [7][14]. En un 10% de los casos, se ha usado también Alentuzumab (Campath®) anticuerpo monoclonal anti CD-52, generalmente dosis única de 30 mg. Se ha empleado sobre todo en protocolos con cursos cortos o sin esteroides [15]. No hay una evidencia potente en la literatura que apoye el uso de inducción en TP o grandes diferencias en los resultados con uno u otro agente inmunosupresor en la inducción, sin embargo la valoración riesgo/beneficio y los buenos resultados obtenidos, con mejoría de la supervivencia de injertos y disminución de los episodios de rechazo agudo han hecho que su uso hoy día sea prácticamente generalizado [7],[14],[16],[17].

Terapia de mantenimiento.- A lo largo de los años se han utilizado una amplia variedad de protocolos de mantenimiento, pero la asociación actualmente más utilizada es tacrolimus con micofenolato mofetil/ácido micofenólico  y esteroides. Según los datos del Registro Internacional de Trasplante de Páncreas (IPTR), esta  fue la terapia utilizada en los últimos 5 años en más del 80% de los TP [7]. Existe también una tendencia creciente a utilizar protocolos de mantenimiento con un anti mTOR (sirolimus/everolimus) asociado generalmente a tacrolimus [18].  Con el fin de evitar los efectos secundarios de los esteroides, se retiran en un porcentaje elevado de los TP, hasta en un 40%  de los casos según los datos del registro americano (Organ Procurement and Transplantation Network/Scientific Renal Transplant Registry (OPTN/SRTR), y con buenos resultados a corto plazo [14]. Sin embargo la mayoría de los estudios son no aleatorizados, con escaso número de pacientes y  de bajo riesgo inmunológico, por lo que el grado de evidencia es limitado [19].

Tratamiento profiláctico

Profilaxis antimicrobiana.- La infección sigue siendo una de las principales causas de morbi-mortalidad después del TP. Por eso es especialmente importante la profilaxis en estos pacientes [20]. En el momento del trasplante y durante un periodo variable, se recomienda diversa profilaxis:

Antibacteriana: antibióticos de amplio espectro para cubrir  gram negativos, gram positivos y anaerobios. Se emplean de 3 a 5 días y varias asociaciones son posibles, generalmente cefalosporina + ampicilina o vancomicina.

Antifúngica, debido a la sutura intestinal. Suele emplearse fluconazol que se mantiene entre 4 a 8 semanas después del trasplante. Se está utilizando también micafungina como profilaxis, a dosis de 50 mg/día durante 14 días. Evita el problema de interacción con tacrolimus, aunque la experiencia es aun limitada.

Antivírica. Profilaxis anti citomegalovirus (CMV). La mayor parte de los pacientes reciben tratamiento de inducción con sueros deplectores de linfocitos que aumentan el riesgo de infecciones, sobre todo virales. Se recomienda profilaxis universal (excepto los casos de donante y receptor con serología negativa para el CMV) con valganciclovir durante 4 – 6 meses. Una vez finalizada la profilaxis, es importante vigilar la carga viral en sangre, (mediante la determinación de la PCR cuantitativa o la antigenemia pp65) que deberían hacerse frecuentemente, en cada visita de seguimiento durante el primer año postrasplante [21]

Anti pneumocistis carinii: con trimetropin-sulfametoxazol durante 6 meses, como en el TR.

Profilaxis antitrombótica.- La alta incidencia de trombosis del injerto pancreático aconseja su uso. Generalmente se realiza con heparina de bajo peso molecular y/o AAS. Aumenta el riesgo de trombosis en TPA, TPDR, si la isquemia fría del páncreas es superior a 12-14 horas o cuando existen signos de pancreatitis del injerto [22].

Complicaciones              

La incidencia de complicaciones en el trasplante de riñón y páncreas es más elevada que en el trasplante de riñón aislado. Ello es debido fundamentalmente a complicaciones relacionadas con la cirugía del páncreas; así como  a una mayor incidencia de rechazo agudo, e infecciones.

Trombosis.-La trombosis representa una de las causas más frecuentes de pérdida precoz del páncreas [7]. Acostumbra a ser una trombosis venosa y a presentarse en los primeros días de evolución del trasplante.  Las causas que la producen no son bien conocidas, pero se han implicado: errores técnicos en la realización de las anastomosis vasculares, lesiones microvasculares producidas durante el periodo de extracción y preservación del injerto, así como a alteraciones hemodinámicas que reduzcan el flujo intrínseco del órgano, ya de por sí bajo. También se ha asociado a factores relacionados con el donante como la edad y la causa del fallecimiento, o un periodo de isquemia prolongado [22],[23],[24].

Fístulas pancreáticas.- Su incidencia ha disminuido de forma considerable en los últimos años, y actualmente pocos injertos se pierden por esta causa [7]. Se atribuyen  a isquemia o fallos técnicos, y se presentan habitualmente a nivel de la línea anastomótica del segmento duodenal,  aunque también pueden estar causadas por infecciones o rechazo agudo y pueden presentarse a cualquier nivel del duodeno o del propio injerto [23],[24].

Pancreatitis.- Las pancreatitis del injerto pueden ocurrir en el post-operatorio inmediato, ya sea como resultado del daño sufrido por el páncreas durante el periodo de preservación o isquemia fría, o por la manipulación del órgano durante la cirugía [24]. No obstante, generalmente son autolimitadas y no acostumbran a tener una  repercusión sobre el funcionalismo del órgano. Las pancreatitis más tardías suelen ser secundarias a un rechazo agudo, o bien a infecciones (CMV). Pueden también atribuirse a reflujo de la orina a través del conducto pancreático, en los pacientes con derivación vesical de la secreción exocrina. Como consecuencia de la pancreatitis del injerto pueden producirse: fístulas, colecciones peripancreáticas o abscesos y pseudoquistes pancreáticos.

Rechazo agudo. - El rechazo agudo puede presentarse de forma aislada o bien al mismo tiempo que el rechazo del injerto renal trasplantado de forma simultánea. Su incidencia oscila entre el 10-30% según las series [14],[16] ,aunque establecer el diagnóstico no es siempre una tarea fácil, ya que no se dispone de marcadores con la suficiente especificidad y sensibilidad, que nos permitan predecir su existencia [4] La hiperglicemia es considerada como una manifestación tardía. Es por tanto imprescindible realizar el diagnóstico de rechazo agudo e instaurar el tratamiento oportuno, antes de su aparición. Las amilasas y lipasas séricas, aunque se elevan en la mayoría de los episodios de rechazo agudo se consideran unos marcadores poco específicos [4],[25]. La ecografía doppler-color  puede ser de gran utilidad para control y seguimiento del injerto pancreático.  No obstante, los cambios observados en el rechazo agudo no son tampoco lo suficientemente específicos como para establecer su confirmación. La realización de una biopsia renal ha sido durante años una práctica habitual, al considerar que el rechazo afectaba generalmente ambos injertos. No obstante, el rechazo puede aparecer de forma aislada en el páncreas, por lo que la biopsia del páncreas es considerada en la actualidad como el único método diagnóstico realmente fiable para determinar la existencia de rechazo [25],[26],[27]. Es el único procedimiento que ofrece la posibilidad de obtener información relevante sobre  el grado, la severidad, y el pronóstico del mismo; así como  la opción de establecer el tratamiento terapeútico oportuno. Puede realizarse por cirugía laparoscópica, o por vía percutánea bajo control ecográfico. La histología se valora por  una escala (Banff Grading Schema), dependiendo del grado de inflamación y de otros hallazgos histológicos como la eosinofilia, la inflamación acinar, la inflamación ductal, la endotelitis, la arteritis necrotizante, o la presencia de C4d en los capilares interacinares [28].

Infecciones.-Las infecciones son frecuentes en este grupo de trasplantados, y desempeñan un papel importante en la supervivencia del paciente y del injerto. Los esquemas de profilaxis actuales instaurados a partir del momento de la intervención, han logrado reducir su incidencia a corto plazo [20],[21]. Sin embargo, sigue haciéndose necesaria la monitorización de las mismas, a más largo plazo, para optimizar el manejo y tratamiento de estos pacientes.

Supervivencia del injerto pancreático y renal

La definición de pérdida de injerto pancreático no sigue criterios uniformes, para unos es necesidad de cualquier tipo de medicación antidiabética, y para otros requerimientos de insulina, dosis superiores a las previos pretrasplante. Esto dificulta la valoración uniforme de los resultados, y por ello actualmente, el Comité de trasplante de páncreas de la OPTN/SRTR está trabajando en la elaboración de un documento de consenso al respecto. Pero aun teniendo en cuenta esta limitación, la supervivencia de injerto pancreático ha mejorado significativamente a lo largo del tiempo en las 3 categorías de TP. Según los últimos datos del registro americano, la supervivencia al año es 89%, 86% y 82%, y a los 5 años 73%, 65% y 53% en TRP, TPDR y TPA  respectivamente [2],[3],[4],[5],[6],[7],[8],[9],[10],[11],[12],[13],[14]. La causa más frecuente de pérdida del injerto pancreático en el periodo precoz postrasplante (3 primeros meses) es el fallo técnico, fundamentalmente trombosis vascular, mientras que a largo plazo (más de un año), las dos causas más frecuentes son rechazo crónico (18% en TRP, 14% en TPDR y 36% en TPA) y muerte con injerto funcionante (38 % en TRP, 18 en TPDR y 13% en TPA) [2]

La supervivencia de injerto renal en TRP también ha experimentado una mejoría progresiva a lo largo del tiempo, siendo en la actualidad y de nuevo según datos del registro americano de 95% y 80% a 1 y 5 años respectivamente. Estos buenos resultados de supervivencia a largo plazo de los injertos renales en TRP se deben en parte a los criterios tan selectivos de los donantes.

Supervivencia del paciente

La supervivencia de los pacientes que reciben un TP ha mejorado a lo largo del tiempo, y supera en la actualidad el 95 % al año en las 3 categorías de TP [2]. En un análisis con los datos del IPTR que divide los pacientes en dos épocas (2002-06 y 2007-11), la supervivencia de pacientes a los 3 años ha pasado de 91.5 a 93.2% en TRP, de 90.6 a 93.6% en TPDR y de 92.0 a 94.7 % en TPA (2). A los 5 años del trasplante la supervivencia del paciente alcanza actualmente el 87% en TRP, 83% en TPDR y 89% en TPA, y a los 10 años más del 70 % de los pacientes trasplantados viven aún, siendo la mejor supervivencia la de los pacientes que reciben un TPA [2] . Las causas más frecuentes de exitus en TP son cardiovascular/cerebrovascular e infecciones  [2],[3],[4],[5],[6],[7].

Tablas
Tabla 1.
Indicaciones y contraindicaciones del trasplante de páncreas
Tabla 2.
Estudio del candidato a trasplante doble páncreas-riñón
Imágenes
Figura 1.
Drenaje de la secreción exocrina pancreática mediante derivación intestinal (duodenoyeyunostomía).
Figura 2.
Drenaje de la secreción exocrina pancreática mediante derivación urinaria (duodenocistostomía).
Referencias Bibliográficas
1.
Martinez-Castelao A, Górriz JL, De Alvaro F, Navarro JF. Epidemiología de la diabetes mellitus y la nefropatía diabética. Repercusiones sociales de la pandemia. Nefro-Plus 2008; 1(1):8-15.
2.
Gruessner RWG and Gruessner AC. The current state of pancreas transplantation. Nat Rev Endocrinol 2013; 9: 555-562. [Pubmed]
3.
Lindahl JP, Hartmann A, Horneland R, et al. Improved patient survival with simultaneous pancreas and kidney transplantation in recipients with diabetic end-stage renal disease. Diabetologia 2013; 56:1364-1371. [Pubmed]
4.
Mittal S and Gough SCL. Pancreas transplantation: treatment option for people with diabetes. Diabetic Medicine 2013; DOI: 10.1111/dme.12373. [Pubmed]
5.
Dunn TB. Life after pancreas transplantation: reversal of diabetic lesions. Curr Opin Organ Transplant 2014; 19:73-79. [Pubmed]
6.
Dellen V, Worthington J, Mitu-Pretorian OM, et al. Mortality in Diabetes: Pancreas transplantation is associated with significant survival benefit. Nephrol Dial Transplant 2013; 28: 1315-1322. [Pubmed]
7.
Gruessner AC. 2011 Update on Pancreas Transplantation: Comprehensive Trend Analysis of 25,000 Cases Followed Up Over The Course of Twenty-four Years at the International Pancreas Transplant Registry (IPTR). Rev Diabet Stud 2011; 8: 6-16. [Pubmed]
8.
Poommipanit N, Sampaio MS, Cho Y, et al. Pancreas after living donor Kidney versus simultaneous Pancreas- Kidney Transplant: An Analisys of the Organ procurement Transplant Network/United Network of Organ Sharing Database. Transplantation 2013; 89: 1496-1503. [Pubmed]
9.
Wiseman AC. Pancreas transplant options for patients with type 1 diabetes mellitus and chronic kidney disease: simultaneous pancreas-kidney or pancreas after kidney? Curr Opin Organ Transplant 2012; 17:80-86. [Pubmed]
10.
Schenker P, Vonend O, Krüger B, et al. Long-term results of pancreas transplantation in patients older than 50 years. Transpl Int 2011; 24:136-142. [Pubmed]
11.
Sener A, Cooper M, and Bartlett ST. Is There a Role for Pancreas Transplantation in Type 2 Diabetes Mellitus? Transplantation 2010; 90: 121-123. [Pubmed]
12.
Orlando G, Stratta RJ, and Lightd J. Pancreas transplantation for type 2 diabetes mellitus. Curr Opin Organ Transplant 2011; 16:110-115. [Pubmed]
13.
Ellera K, Kniepeiss D, and Rosenkranza AR. Preoperative risk evaluation: where is the limit for recipients of a pancreatic graft?. Curr Opin Organ Transplant 2013; 18:97-101. [Pubmed]
14.
Israni AK, Skeans MA, Gustafson SK, et al OPTN/SRTR Annual Data Report: Pancreas. Am J Transplant 2014; 14 Suppl 1:45-68. [Pubmed]
15.
Zachariah M, Gregg A, Schold J, Magliocca J, Kayler LK. Alemtuzumab induction in simultaneous pancreas and kidney transplantation. Clin Transplant 2013; 27: 693-700. [Pubmed]
16.
Niederhaus SV, Kaufman DB, Odorico JS. Induction therapy in pancreas transplantation. Transpl Int 2013; 26:704-14. [Pubmed]
17.
Stratta RJ, Farney AC, Rogers J, Orlando G. Immunosuppression for pancreas transplantation with an emphasis on antibody induction strategies: review and perspective. Expert Rev Clin Immunol 2014; 10:117-32. [Pubmed]
18.
Kimelman M, Brandacher G. Trends in immunosuppression after pancreas transplantation: what is in the pipeline? Curr Opin Organ Transplant 2013;18:76-82 [Pubmed]
19.
Mineo D, Sageshima J, Burke GW, Ricordi C. Minimization and withdrawal of steroids in pancreas and islet transplantation. Transpl Int 2009; 15:93-101.
20.
Herrero-Martínez JM, Lumbreras C, Manrique et al. Epidemiology, risk factors and impact on long-term pancreatic function of infection following pancreas-kidney transplantation. Clin Microbiol Infect 2013; 19:1132-1139. [Pubmed]
21.
Kotton CN, Kumar D, Caliendo AM, et al. Society International CMV Consensus Group. Updated international consensus guidelines on the management of cytomegalovirus in solid-organ transplantation. Transplantation 2013; 96:333-360. [Pubmed]
22.
Farney AC, Rogers J, Stratta RJ. Pancreas graft thrombosis: causes, prevention, diagnosis, and intervention. Curr Opin Organ Transplant 2012; 17:87-92. [Pubmed]
23.
Muthusamy ASR , Giangrande PLF, and Friend PJ. Pancreas allograft thrombosis. Transplantation 2010; 90: 705-707. [Pubmed]
24.
Goodman J and Tai Becker Y. Pancreas surgical complications. Curr Opin Organ Transplant 2009;14:85-89. [Pubmed]
25.
Humar A, Ramcharan T, Kandaswamy R, et al. Technical Failures after Pancreas Transplants: Why Grafts Fail and the Risk Factors¿A Multivariate Analysis. Transplantation 2004; 78: 1188-1192. [Pubmed]
26.
Margreiter C, Pratschke J, and Margreiter R. Immunological monitoring after pancreas transplantation. Curr Opin Organ Transplant 2013; 18:71-75. [Pubmed]
27.
Troxell ML, Koslin DB, Norman D, Rayhill S. ,Mittalhenkle A. Pancreas Allograft Rejection: Analysis of Concurrent Renal Allograft Biopsies and Posttherapy Follow-Up Biopsies. Transplantation 2010; 90: 75-84. [Pubmed]
28.
Drachenberg CB, Papadimitriou JC. Graft dysfunction in pancreas and islet transplantation: morphological aspects. Curr Opin Organ Transplant 2011; 16:106-109. [Pubmed]
29.
Drachenberg CB, Torrealba JR, Nankivell BJ et al. Guidelines for the diagnosis of Antibody-mediated rejection in pancreas allografts-updated Banff grading schema. Am J Transplant 2011; 11: 1792-1802. [Pubmed]
Órgano Oficial de la Sociedad Española de Nefrología
Contactar | Web Map | Aviso legal