Volver al índice
Fecha actualización: 11/08/16
Use CTRL+F para buscar en este artículo

Infecciones de tracto urinario


ESTER GONZÁLEZ MONTE

Médico Adjunto del Servicio de Nefrología, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, Madrid, España
Definición

La infección del tracto urinario (ITU) consiste en la colonización y multiplicación microbiana, habitualmente bacteriana, a lo largo del trayecto del tracto urinario. Se denomina pielonefritis si afecta al riñón y la pelvis renal, cistitis si implica a la vejiga, utetritis si afecta a la uretra y prostatitis si la infección se localiza en la próstata.

Epidemiología

Las  ITU  siguen en frecuencia a las del aparato respiratorio y son las infecciones nosocomiales más frecuentes en España.

  • Son más frecuentes en el sexo femenino: hasta un 50 % de las mujeres puede presentar una ITU a lo largo de su vida, lo que se relaciona con la actividad sexual, los embarazos y la edad.
  • En el varón las ITU tienen dos picos de incidencia: durante el primer año de vida y en mayores de 50 años, en relación con la presencia de patología prostática o manipulaciones urológicas.
Clasificación clínica Por su localización Inferiores o de Vías Bajas:
  • Cistitis
  • Uretritis
  • Prostatitis
Superiores o de Vías Altas:
  • Pielonefritis Aguda
  • Nefritis Bacteriana Aguda Focal ó Difusa
  • Absceso Intrarrenal
  • Absceso Perinéfrico

Las ITU inferiores y superiores pueden coexistir y superponerse hasta en un 30 % de los casos por lo que algunos autores no utilizan esta clasificación. En las infecciones superiores y en las prostatitis existe invasión tisular lo que conlleva un manejo diferente y un tratamiento más prolongado.

ITU Complicada versus No-Complicada (Figura 1):

ITU No Complicada: Esencialmente son las IU del tracto inferior (cistitis/uretritis). Se engloban en este grupo las ITU con mínimo riesgo de invasión tisular y con previsión de respuesta a un tratamiento estándar corto (3 días). Ocurren en mujeres jóvenes, en edad fértil, sanas, no embarazadas, y que refieren clínica de cistitis de menos de una semana de evolución. El resto de las ITU se consideran complicadas.

ITU Complicada es toda aquella que no cumple criterios de no complicada, pudiendo darse en alguna de las circunstancias de la (Figura 1).

Etiología

La etiología de las ITU se muestra en la (Tabla 1).

ITU adquirida en la comunidad

La Escherichia Coli es el germen causal que se encuentra con más frecuencia en especial en las IU ambulatorias no complicadas (80-90%). El resto de las infecciones son producidas por otras enterobacterias como el Proteus mirabilis y Klebsiella spp. El Estreptococus saprophytus es frecuente en mujeres con actividad sexual. El Proteus mirabilis es habitual en niños varones recién nacidos menores de 2 años. El Enterococo faecalis es frecuente  en sujetos ancianos con síndrome protático.

ITU adquirida en el hospital

La Escherichia Coli se aisla en el 50% de los casos. En el resto puede aparecer Enterobacter, Citrobacter, Pseudomona aeruginosa, Serratia, Providencia, Morganella y gérmenes gram positivos como Enterococo, Estreptococo y Estafilococo epidermidis. La proporción de infecciones causadas por Candida está incrementada; los factores de riesgo de infección por Candida son: a) sondaje, b) instrumentación de la vía urinaria, c) diabetes, d) tratamiento antibiótico, y e) trasplante renal.

  • En las IU por Estafilococo Aureus y Salmonella hay que sospechar una bacteriemia de cualquier origen con afectación renal hematógena, aunque las IU por estafilococo también pueden aparecer en pacientes sondados.
  • El Corynebacterium Urealyticum es de crecimiento lento en los medios de cultivo (2-3 días) lo que dificulta su detección, aparece en pacientes con sondajes o nefrostomías de larga evolución. Es un germen productor de ureasa y se asocia a litiasis infecciosa e incrustaciones a lo largo de toda la vía urinaria dando lugar a pielitis y cistitis incrustante. Por último, las ITU por Gardnerella Vaginalis se observan en el embarazo.

Estas diferencias observadas entre IU en la comunidad e infecciones nosocomiales se explican por el aumento de las resistencias bacterianas, el déficit inmunológico en general, los cambios en la composición de la flora gastrointestinal de los pacientes ingresados, la frecuente instrumentación urológica y las propias alteraciones estructurales u obstructivas del aparato urinario [1] [2] [3] [4] [5] [6].

Patogenia

Existen factores patogénicos que modulan el riesgo de ITU que dependen del huésped y/o del germen responsable.

Factores del huésped

Alteraciones del flujo urinario, alteraciones químicas u hormonales del epitelio uretral o genital, hábitos higiénicos, cateterismos y manipulación urinaria, embarazo y diabetes. También existe una predisposición genética, como sucede en los pacientes que expresan en menor medida los antígenos del grupo ABO en la superficie de las células epiteliales que pueden tener ITU con mayor frecuencia.

Factores bacterianos

La capacidad de adhesión de las bacterias al epitelio mediante los Pili o Fimbriae: a mayor virulencia (adherencia) la invasión se produce con inóculos menores.

Diagnóstico Sedimento Urinario

Se trata de la primera prueba ante una sospecha de ITU. La leucocituria, o piuria, se define como la presencia de >5 leucocitos por campo (40x) en orina centrifugada, que equivalen a un recuento de >20 leucocitos/mm3 en orina sin centrifugar. Las tiras reactivas son un método barato y rápido para detectar leucocituria, con una alta sensibilidad y especificidad. En pacientes sintomáticos se detecta piuria en el 95% de las ocasiones, la ausencia de piuria hace poco probable el diagnóstico de ITU. Los falsos negativos suelen deberse a inicio previo de tratamiento antibiótico, orinas poco concentradas o muy alcalinas, o infección en su fase inicial.

La leucocituria no es sinónimo de ITU, pudiéndose observar leucocituria estéril en las siguientes circunstancias:

En pacientes sintomáticos:

  • Síndrome Uretral y Uretritis
  • Tuberculosis Genitourinaria
  • Prostatitis

En pacientes asintomáticos:

  • Nefropatías Intersticiales (Agudas y Crónicas)
  • Nefropatía por Analgésicos

El análisis elemental de orina también aporta otra información:

La detección de nitritos con las tiras reactivas tiene una alta sensibilidad (>90%) pero baja especificidad (50%). Además, existen bacterias que no producen nitritos al no poseer nitrato reductasa, como Pseudomona, Acinetobacter, y Candidas.

La presencia de cilindros leucocitarios es diagnóstica de pielonefritis, aunque aparecen con poca frecuencia.

La presencia de bacteriuria en orina sin centrifugar (40x), recogida en condiciones de esterilidad, tiene una alta sensibilidad y especificidad para el diagnóstico de ITU.

En ocasiones puntuales, para orientar un tratamiento empírico, se recurre a una tinción de Gram. Lo característico es utilizarla ante un enfermo con ITU nosocomial y sepsis para establecer si estamos ante un germen Gram positivo (Enterococo), o Gram negativo.

Tinciones especiales Ziehl Nielsen para bacilos ácido-alcohol-resistentes (positiva en un 50 % de las tuberculosis urinarias).

Urocultivo en medio aerobio Bacteriuria Significativa:

En pacientes asintomáticos:

  • En mujeres: >105 colonias/ml
  • En hombres: > 104 colonias/ml

A esta circunstancia, en ausencia de clínica, se le denomina Bacteriuria Asintomática, y deben cumplirse los criterios mencionados en dos urocultivos diferentes.

En pacientes sintomáticos la presencia de más de 103 colonias/ml se considera significativa y debe instaurarse tratamiento antibiótico.

La presencia de más de dos tipos de gérmenes suele deberse a contaminación aunque puede aparecer en sujetos sondados y en pacientes con vejiga neurógena o con fístulas vaginales o intestinales. En todos los casos de ITU es imprescindible realizar un cultivo, excepto en las mujeres con ITU no complicada, donde se considera suficiente la detección de piuria con tira reactiva para iniciar un tratamiento empírico corto. Por otro lado, en el primer trimestre del embarazo y antes de la cirugía urológica es obligado realizar un urocultivo de despistaje.

Otros urocultivos

Urocultivos para hongos (medio de Sabouraud), bacilo tuberculoso (Löwenstein, que requiere tres o más muestras de orina de al menos 40 ml obtenidos por las mañanas en días sucesivos) y gérmenes anaerobios.

Síndromes clínicos Cistitis Aguda

Se caracteriza por la aparición brusca de disuria, polaquiuria y urgencia. Con menor frecuencia se observa incontinencia, tenesmo y dolor suprapúbico que a veces aumenta con la micción (estranguria). La fiebre debe hacer sospechar la existencia de pielonefritis o de prostatitis. En ocasiones puede haber hematuria macroscópica (30 %) La orina puede ser turbia y maloliente. El urocultivo muestra bacteriuria significativa (>103 colonias/ml).

Es frecuente que la cistitis aguda sea recurrente, debiendo diferenciarse entre recidivas y reinfecciones:

  • Recidiva: se debe a la persistencia del mismo microorganismo en la vía urinaria tras el tratamiento de una ITU. Por tanto, se detecta el mismo germen de la infección anterior, y suele aparecer antes de las dos semanas de finalizar el tratamiento previo.
  • Reinfección: La reinfección se considera una infección no relacionada con la anterior y aparece después de un mes de finalizar el tratamiento. Suele ser producida por un germen distinto, aunque no es infrecuente que la produzca el mismo germen anterior que persiste en vagina o heces.
Síndrome Uretral (SU)

El SU se define como la presencia en una mujer de síntomas de ITU (disuria y frecuencia) con piuria, pero con urocultivo negativo ó bacteriuria no significativa (<103 colonias/ml). En la gran mayoría de las ocasiones se debe a infección uretral por patógenos de transmisión sexual como Chamydia Trachomatis, Ureaplasma Urealyticum, Gonococo (Neisseria Gonorrae) o Herpes Simple. Más raramente se trata de cistitis por bacterias que no crecen en los medios habituales como ciertos Hemophilus ó Corinebacterias tipo D2 [1] [2].

Son datos clínicos sugestivos de SU:

  • Paciente joven.
  • Instauración lenta y solapada (>7 días).
  • La ausencia de otros signos de inflamación vesical como molestia suprapúbica, y microhematuria.
  • Cambio reciente de pareja sexual o si esta sufrió uretritis.
  • La coexistencia de Cervicitis Mucopurulenta.
Síndrome Uretral Externo

Se define como la disuria que aparece en el seno de una vulvo-vaginitis (leucorrea dispareunia, prurito vaginal y escozor en los labios), no suelen tener piuria. Los agentes causales más frecuentes son: Candidas, Tricomonas y Herpes Simple.

Prostatitis

Se puede clasificar en tres grupos:

La prostatitis aguda se caracteriza por la aparición de dolor perineal o lumbar, asociado a disuria y fiebre. Algunos pacientes refieren dolor a la eyaculación. El sedimento suele demostrar piuria y en el urocultivo se pueden detectar cocos Gram negativos aunque puede ser negativo. La prostatitis aguda también puede ser producida por gonococos. El tacto rectal es mandatorio y demuestra una próstata agrandada y dolorosa. El antígeno protático específico aumenta transitoriamente en la mayoría de los casos.

La prostatitis crónica puede ser asintomática y debe sospecharse en los varones con ITU recurrente. En este caso debe realizarse cultivo cuantitativo de las muestras obtenidas al comienzo de la micción (uretra y/o vejiga), en la mitad del chorro (vejiga), en la secreción prostática (tras masaje), y en la orina tras el masaje prostático (próstata o/y vejiga). Si la bacteriuria es de origen prostático, la densidad de gérmenes en la secreción prostática es al menos 10 veces superior a la del comienzo de la micción, no existiendo gérmenes en la mitad del chorro miccional.

El síndrome de dolor pélvico crónico (o prostatitis crónica no bacteriana). Cerca del 90% de pacientes con prostatitis se incluyen en esta categoría. Su etiología es desconocida; se especula sobre procesos autoinmunes, reacción inflamatoria originada por reflujo intraprostático, problemas funcionales (hipertonia uretral) o dolor neurogénico. Se observa con mayor frecuencia en adultos jóvenes y cursa con dolor o molestias en la región perineal, de varios meses de evolución, que ocasionalmente se irradian hacia el sacro, el recto, los genitales externos o la zona suprapúbica. Las molestias pueden aumentar con la eyaculación. Algunos pacientes pueden presentar disuria, polaquiuria, urgencia miccional, disminución del flujo urinario o hematospermia. Los síntomas son discretos y de aparición intermitente. La próstata suele ser normal al tacto. Pueden existir leucocitos en la secreción prostática. El urocultivo suele ser negativo. El tratamiento se basa en medidas sintomáticas (AINE) y en la administración al menos durante 6 meses de un bloqueante selectivo de los receptores alfa1-adrenérgicos; también se puede ensayar tratamiento antibiótico con quinolonas durante 4-5 semanas. En pacientes con hipertrofia prostática benigna puede obtenerse beneficio con el empleo de inhibidores de la 5 alfa-reductasa (finasteride).

Pielonefritis Aguda (PNA)

Se trata de una infección aguda parenquimatosa del riñón casi siempre de origen ascendente, y que con frecuencia también abarca la pelvis renal. La diseminación hematógena de un estafilococo aureus también puede dar lugar a una PNA, con abscesos corticales. Las manifestaciones clínicas son: dolor lumbar unilateral con puño y dígitopresión positiva, fiebre y escalofríos con afectación variable del estado general, y síndrome cistítico que no aparece en todos los casos. Alrededor del 50 % de los enfermos tiene antecedentes de infecciones urinarias bajas en los meses anteriores. Los datos de laboratorio incluyen leucocitosis y desviación izquierda, piuria que a veces se acompaña de cilindros leucocitarios, y hematuria. Ante una PNA es obligado realizar urocultivo y hemocultivos [4].

Las complicaciones de la PNA son:

  • Nefritis Intersticial Bacteriana Aguda (NIBA).
  • Necrosis Papilar (Diabéticos).
  • Absceso renal/perirrenal.
  • Infecciones metastásicas (sistema esquelético, endocardio, sistema nervioso central).
  • Sepsis, que puede acompañarse de shock y fallo multiorgánico.
Pielonefritis Crónica

La mala evolución de ITUs complicadas con pielonefritis aguda puede conducir a daño renal crónico cicatricial. Las causas más frecuente son la Nefropatía por Reflujo en la infancia y las litiasis. La clínica incluye el proceso infeccioso crónico (que puede ser silente) y sintomatología de la IRC que suele caracterizarse por afectación tubulointersticial, con poliuria, perdida de sodio e hipertensión arterial. Mediante técnicas de imagen se demuestran cicatrices corticales y cambios destructivos en el sistema calicial (urografía, gammagrafía con DMSA o TAC) [4].

Nefritis Intersticial Bacteriana Aguda (NIBA)

Consiste en una afectación intersticial renal con gran infiltrado leucocitario, y áreas de necrosis, pero sin formación de absceso. Aparece en pacientes con pielonefritis agudas agresivas, caracterizadas por fiebre prolongada y falta de respuesta inicial a la antibioterapia. En el TAC se observa un área hipodensa parcheada, con apariencia de estrías. En la gammagrafía con DMSA se observan múltiples áreas con mala captación del trazador. La mejoría clínica suele observarse con el uso continuado de antibióticos, aunque en ocasiones progresa hasta la formación de un absceso que requiere drenaje. La NIBA difusa puede ser refractaria al tratamiento médico y requerir nefrectomía.

Absceso Renal y Perinéfrico

El absceso renal puede formarse por vía hematógena en pacientes con sepsis por estafilococo aureus (endocarditis, abuso de drogas i.v.), en cuyo caso suelen ser corticales. Lo más frecuente es que se trate de una infección ascendente por Gram negativos, en pacientes con anomalías o cuerpo extraño en la vía urinaria (obstrucción, vejiga neurógena, ó cálculos). Los abscesos pueden abrirse al espacio perinéfrico o a la vía urinaria. El tratamiento consiste en el drenaje percutáneo ó quirúrgico

Pielonefritis enfisematosa

Es un cuadro infrecuente pero muy grave, con una mortalidad del 9-40 %. Se da de forma exclusiva en pacientes diabéticos. Aparecen áreas de necrosis y gas en el parénquima renal. El germen más habitual es el E. Coli. El hallazgo radiológico típico es la presencia de gas intrarrenal o perirrenal en la TAC. Su resolución requiere tratamiento antibiótico intensivo y drenaje quirúrgico o nefrectomia.

Pielonefritis xantogranulomatosa

Es una forma de presentación poco común de la pielonefritis bacteriana crónica y se debe a infecciones urinarias recurrentes, complicadas con litiasis o uropatía obstructiva. Los síntomas clásicos son dolor en flanco, fiebre, malestar general, hiporexia y perdida de peso. Otra forma de presentación es el desarrollo de amiloidosis secundaria que debuta con un síndrome nefrótico en algunos pacientes con un curso muy prolongado de inflamación crónica. El diagnóstico se establece por imagen, la TAC es la técnica de elección evidenciando un riñón desestructurado y aumentado de tamaño. En la histología se evidencia como rasgo característico la presencia de agregados de macrófagos cargados de lípidos (células xantomatosas).

Malacoplaquia

Es una enfermedad granulomatosa poco frecuente de etiología incierta. Se caracteriza por la formación de una placa blanda de coloración amarillenta que afecta a los distintos niveles del tracto urinario de forma ascendente, con inicio a nivel vesical. Histológicamente se trata grandes células histiocitarias con aspecto espumoso y esosinófilos localizados preferentemente en la unión corticomedular. En la vejiga se evidencian granulomas caracterizados por la presencia de corpúsculos de Michaelis. Gutmann, que son formaciones cálcicas que rodean restos de bacterias, generalmente en el interior de macrófagos. La patogenia se atribuye a un defecto de la función de los macrófagos, con disminución de la actividad bactericida de los monocitos para E. Coli. Cursa con clínica de fiebre y dolor lumbar. La TAC describe riñones aumentados de tamaño y con múltiples defectos de repleción.

Tratamiento ITU no complicada en la mujer

Cuando en una mujer con cistitis se cumplan los criterios de ITU no complicada de la (Figura 1), no es necesario realizar urocultivo. Es suficiente la detección de piuria con tiras reactivas para iniciar un tratamiento empírico de dosis única ó de duración corta (3 días). Existen evidencias de que el tratamiento corto es más eficaz. Las pautas son las siguientes [1] [2]:

Tratamiento empírico corto (3 días):

Puede escogerse una de estas opciones:

  • Trimetropin/Sulfametoxazol (Co-Trimoxazol): 320 mg TMP + 1600 mg SM (2 comprimidos/12 horas)
  • Quinolonas:
  1. Norfloxacino: 400 mg/12 h
  2. Ciprofloxacino: 500 mg/12 h
  3. Ofloxacino: 200 mg/12 h

Tratamiento empírico con dosis única:

Puede escogerse una de estas opciones:

  • Co-Trimoxazol: 400 mg TMP + 2 g SM (5 comprimidos)
  • Trimetoprin: 400 mg
  • Ampicilina: 3 g

Si la clínica desaparece no es necesario realizar urocultivo postratamiento. Tampoco se requieren estudios de imagen o funcionales para estudiar la vía urinaria.

Cistitis recurrente en la mujer

Las recurrencias son comunes en la mujer con ITU no complicada, siendo las reinfecciones más frecuentes que las recidivas. El manejo de ambas es diferente (Figura 2).

Recidivas

Cuando la clínica de ITU reaparece antes de dos semanas, estamos ante una recidiva. En primer lugar se debe realizar un sedimento y urocultivo. A continuación se inicia un tratamiento empírico alternativo hasta que lleguen los resultados. Si el cultivo es positivo debe mantenerse el tratamiento según antibiograma durante un mínimo de 7 días y un máximo de 14. El estudio de la vía urinaria no está indicado salvo que aparezca una segunda recidiva. Si con la segunda recidiva no se encuentra una anomalía

anatómica o funcional en la vía urinaria se debe pautar un tratamiento prolongado erradicador de 4-6 semanas de duración según antibiograma (Figura 2) [3].

Es frecuente que tras la primera recidiva se observe un urocultivo negativo con piuria (leucocituria estéril). Se debe asumir entonces que se trata de un síndrome uretral aplicándose el tratamiento adecuado (ver más abajo).

Reinfecciones

Tras una ITU no complicada la reinfección por otro germen aparece típicamente después de un mes. No es necesario realizar urocultivo ni investigar la vía urinaria, pero su manejo es distinto según la frecuencia de reinfecciones [1] [2] [3].

- Reinfecciones infrecuentes: Se diagnostican cuando aparecen menos de 3 en un año, y el tratamiento es el de la cistitis simple no complicada mencionado más arriba. Muchas mujeres pueden instruirse para iniciar el tratamiento empírico al comienzo de los síntomas.

- Reinfecciones frecuentes. Se diagnostica cuando tras una ITU no complicada aparecen 3 o más reinfecciones por año. Se debe tratar el episodio actual y luego continuar con una dosis profiláctica de antibióticos durante 6-12 meses. Esos se utilizan a dosis bajas diariamente por la noche. En caso de que exista relación con el coito, puede administrarse solamente tras el mismo. Se puede escoger una de estas pautas:

  • Co-Trimoxazol: 1 comprimido (40 mg TMP+200 SM)
  • Nitrofurantoína: 50 mg
  • Norfloxacino: 1 comprimido (200 mg)

Es importante aplicar otras medidas de prevención como son: a) en la mujer joven: orinar tras el coito, y evitar los espermicidas y diafragma, b) en la mujer post-menopáusica: indicar estrógenos locales (vaginales) o sistémicos.

ITU complicada en ausencia de pielonefritis

Ante una cistitis aguda sin clínica de pielonefritis en un paciente con criterios de ITU complicada (Figura 1) se debe recoger un sedimento y un urocultivo antes de iniciar el tratamiento. La necesidad de un urocultivo de control post-tratamiento debe individualizarse en cada caso. El manejo de las ITU complicadas de la mujer embarazada, del varón, del niño, y del paciente sondado se trata de manera diferencial (ver más abajo). En el resto de las ocasiones se usan los antibióticos mencionados en la ITU no complicada pero durante 7-14 días. Si no se conoce el estado de la vía urinaria del paciente, debe investigarse mediante técnicas de imagen en caso de recurrencia de la infección. Para los pacientes con vejiga neurógena por compresión medular se recomienda el autosondaje intermitente para prevenir las recurrencias.

ITU en el embarazo

En toda embarazada debe realizarse de manera sistemática un urocultivo y en caso de bacteriuria significativa, sintomática ó no, tratarse. De esta manera se previenen consecuencias adversas tanto para la madre (pielonefritis aguda, preclampsia, hipertensión inducida por el embarazo, anemia, trombopenia e insuficiencia renal transitoria), como para el feto (aborto, prematuridad, bajo peso). En el subgrupo de mujeres embarazadas con bacteriuria, la prevalencia de pielonefritis aguda puede alcanzar el 40 %. El tratamiento tanto de la bacteriuria asintomática como de la cistitis aguda simple, es similar al de la mujer con ITU no complicada, es decir, un ciclo corto de antibióticos (3 días). Sin embargo existen dos diferencias: a) durante todo el embarazo no se deben usar las quinolonas, mientras que las sulfonamidas deben evitarse cerca del parto por el riesgo de kernicterus, y b) tras detectarse una ITU debe realizarse controles posteriores de urocultivo durante todo el embarazo instaurando tratamiento o profilaxis cuando proceda. Se dispone de mucha información que avala la seguridad de la ampicilina, cefalexina, sulfonamidas, y nitrofurantoína durante el embarazo. En caso de pielonefritis aguda, se debe hospitalizar a la paciente e instaurar un tratamiento con un beta-lactámico (cefazolina, ceftriazona) más un aminoglucósido. El tratamiento profiláctico puede estar indicado si existen antecedentes de infecciones urinarias previas, lesiones renales cicatriciales o reflujo.

ITU en el varón

La ITU en el varón debe considerase complicada por el riesgo de invasión tisular (prostatitis en el joven, ó pielonefritis oculta en el paciente prostático con obstrucción). Siempre debe recogerse sedimento y urocultivo antes de iniciar el tratamiento antibiótico. En el hombre joven (15-50 años), debe asumirse que la ITU conlleva prostatitis aguda, por lo que se recomienda un tratamiento de 4-6 semanas de duración con una quinolona ó co-trimoxazol (ambos alcanzan concentraciones elevadas en el tejido prostático). Si la clínica de prostatitis es evidente, con fiebre alta, se requiere ingreso hospitalario e inicio de tratamiento parenteral con gentamicina (240 mg/día), ceftriaxona (2 gr/día), o ciprofloxacino (200 mg/12 horas). Cuando la fiebre comience a ceder se puede pasar a quinolona ó co-trimoxazol oral.

Una pequeña proporción de hombres jóvenes con clínica de cistitis aguda, tienen realmente una ITU no complicada similar a la de la mujer. Los factores de riesgo son homosexualidad, coito con una mujer con ITU, y fimosis no circuncidada. En estos casos, siempre que no se observe participación prostática en el tacto rectal, se puede probar un tratamiento de una semana de duración con una quinolona ó cotrimoxazol, pero no es recomendable un tratamiento corto de tres días.

ITU en el paciente sondado

En caso de ITU sintomática se debe iniciar tratamiento con los antibióticos habituales por vía oral ó parenteral según el estado del paciente. Al mismo tiempo se debe cambiar la sonda vesical por el riesgo de que los microorganismos adheridos a la pared de la sonda no sean alcanzados por los antibióticos. Es recomendable un tratamiento de 10-14 días de duración. La Bacteriuria Asintomática del paciente sondado no requiere tratamiento, salvo que se cumplan algunos de los requisitos mencionados más abajo (ver Bacteriuria Asintomática).

ITU en el niño

Se estima que el riesgo acumulativo de padecer una ITU sintomática durante la infancia es de al menos el 3% para las niñas, y de cerca del 1% para los niños. La combinación de reflujo vesico-ureteral e ITU en un niño menor de 7 años conlleva el riesgo de formación de cicatrices corticales, insuficiencia renal progresiva, e hipertensión arterial, lo que se conoce como Nefropatía por Reflujo [4]. Durante su evolución, la hiperfiltración de las nefronas sanas puede desembocar en una Glomerulosclerosis Focal con proteinuria de rango nefrótico. Sin embargo, la formación de cicatrices en el niño mayor de 7 años es rara. Por tanto, una vez confirmada una ITU sintomática en un niño menor de 7 años, y pasada la fase aguda (al menos 4 semanas), debe realizarse: a) una gammagrafía con DMSA para visualizar cicatrices corticales, b) una ecografia renal para detectar obstrucción u otras alteraciones, y c) una cistouretrografía miccional para detectar y estadiar el reflujo. En los niños mayores de 7 años se realiza inicialmente una ecografía y una gammagrafía con DMSA; si en alguna de las dos exploraciones se encuentra patología se indica la cistouretrografía.

La Bacteriuria Asintomática en las niñas de edad preescolar y escolar oscila entre el 1 y el 3%, y puede persistir hasta en un 25-30% de los casos después de cinco años de seguimiento. En varios estudios prospectivos se ha demostrado que su tratamiento no reporta beneficios en lo que se refiere al número de recurrencias, ni a la aparición de cicatrices renales. Es incluso posible que el tratamiento antibiótico pueda variar la flora saprofita de gérmenes protectores como el Lactobacillus, y cambiar la colonización por gérmenes más uropatógenos. En consecuencia, solamente se recomienda tratar la Bacteriuria Asintomática en los niños menores de 7 años con reflujo importante.

ITU en el trasplantado renal

La infección del tracto urinario (ITU) es la complicación infecciosa bacteriana más frecuente en los trasplantados renales, si bien la profilaxis sistemática de Pneumocystis jiroveci con cotrimoxazol parece haber disminuido su incidencia.

Al igual que ocurre en la población general, la ITU es mucho más frecuente en las mujeres que en los varones. Más del 75% de los episodios ocurren en el primer año después del trasplante, especialmente en los primeros tres meses.

Existen estudios que han demostrado que un episodio de pielonefritis aguda, especialmente en el postrasplante precoz, representa un factor de riesgo para la supervivencia a largo plazo de la función renal. Estas formas precoces son las que se consideran más graves y pueden asociarse a bacteriemia en un 30-40 % de los pacientes, por lo que se recomienda siempre tratamiento antibiótico empírico en cualquier cuadro febril con alteración de función renal y presencia de leucocituria o piuria. Es importante realizar un diagnóstico diferencial entre una pielonefritis y un episodio de rechazo agudo del riñón trasplantado ya que ambos pueden cursar con una clínica muy parecida: fiebre, dolor sobre el injerto y deterioro de función renal.

Los factores de riesgo para ITU en los receptores de trasplante renal se describen en la (Tabla 2) [7] [8] [9].

Los microorganismos implicados con más frecuencia son E. Coli, Enterococcus, Pseudomonas aeruginosa, Staphylococcus coagulasa-negativo, Enterobacter y otros organismos como Streptococcus del grupo B y G. vaginalis, pero tambien es necesario pensar en otros menos frecuentes como Candida spp., Corynebacterium urealyticum, Mycoplasma hominis y los Papovavirus JC y BK, recientemente implicados como causa de nefritis intersticial.

En el caso de recaída, entendiendo como tal una reagudización del cuadro clínico por el mismo microorganismo que la infección previa, que generalmente suele producirse en las dos primeras semanas después de la finalización del tratamiento antibiótico estándar, conviene descartar alteraciones en la vía urinaria. El reflujo vesicoureteral es un hallazgo común en el enfermo trasplantado, pero no se ha demostrado que se asocie con infección del tracto urinario ni con su gravedad. En las recaídas frecuentes se recomienda realizar una ecografía para descartar obstrucción, litiasis o quistes renales, y llevar a cabo un tratamiento profiláctico prolongado de seis semanas.

El tratamiento antibiótico es diferente en el paciente que presenta solo cistitis frente al que presenta un episodio de pielonefritis. La cistitis puede ser tratada con antibióticos por vía oral, los fármacos empleados con más frecuencia son quinolonas, cefalosporinas y fosfomicina que no interfieren de manera significativa con los fármacos inmunosupresores, con una duración entre 10-14 días.

La pielonefritis precisa de un tratamiento precoz y la pauta antibiótica se debe iniciar por vía parenteral y poseer actividad frente a bacilos gram negativos incluida la Pseudomonas aeruginosa y enterococos. Los antibióticos activos frente a Pseudomonas incluyen: piperacilina-tazobactam, ceftazidima, cefepime, aztreonam, imipenem y meropenem. Los carbapenemes se deben considerar de elección cuando se considere la posibilidad de infección por Escherichia coli o Klebsiella pneumoniae productores de batalactamasas de espectro extendido. En los episodios de pielonefritis se recomiendan pautas de tratamiento de al menos 10-14 días de duración. Se puede realizar el cambio de tratamiento a vía oral cuando la infección está documentada microbiológicamente, el paciente ha mejorado clínicamente y se encuentra afebril por lo menos 48 horas [7] [8] [9].

Microorganismos que producen ITU con una clínica específica en el trasplante renal:

Candiduria: La presencia de Candida sp. en orina se debe a una simple colonización en la mayoría de los casos. Generalmente es asintomática y habitualmente se relaciona con la presencia de una sonda urinaria. La candiduria asintomática se puede resolver en la mayoría de las ocasiones mediante la retirada de la sonda vesical. No obstante, la candiduria asintomática persistente y la infección sintomática deben ser tratadas en los trasplantados renales. El fluconazol se considera el fármaco de elección si la levadura aislada es sensible al mismo (50-200 mg/día según filtrado). Las alternativas son la anfotericina B y los azoles. Dada su pobre excreción urinaria, las equinocandinas no se consideran una alternativa en este tipo de infección.

Mycobacterium tuberculosis: La presencia persistente de síntomas de ITU baja o alta, sin aislamiento de ninguna bacteria en los urocultivos convencionales, pero con alteraciones en el sedimento urinario con piuria (“piuria estéril”) o hematuria debe condicionar un alto grado de sospecha clínica de ITU tuberculosa. El diagnóstico de presunción se realiza mediante la visualización de bacilos ácido-alcohol-resistentes en la orina. El diagnóstico de confirmación viene dado por el cultivo positivo para micobacterias en orina y la presencia de granulomas en el injerto renal o en la vejiga. El tratamiento de las formas no diseminadas puede ser isoniazida, pirazinamida y etambutol, evitando la rifampicina por la importante interacción farmacocinética con los fármacos inmunosupresores. La duración del tratamiento debe ser entre 12-18 meses.

Poliomavirus: Se transmiten por vía respiratoria e infectan al 60-80% de la población durante la infancia. Uno de estos poliomavirus, el virus BK, debido a su tropismo por la vía urinaria puede ocasionar cistitis hemorrágica y estenosis ureterales. Además se asocia a una nefropatía intersticial que puede conducir a una pérdida crónica del injerto renal. En el trasplante renal, la prevalencia de la nefropatía asociada con poliomavirus BK (NBK) oscila entre el 1-10 %, sobre todo en el primer año postrasplante, en función del régimen inmunosupresor y de los métodos de detección del virus. Probablemente la frecuencia de esta complicación infecciosa está aumentando y en esto la inmunosupresión desempeña un papel muy importante. De esta manera hay una mayor incidencia de NBK en las terapias de inmunusupresión con tacrolimus y micofenolato y después del tratamiento de un rechazo agudo.

La NBK puede confundirse histológicamente con un rechazo agudo, esta consideración es muy importante pues la estrategia terapéutica para conservar el injerto en caso de enfermedad aguda por virus BK es la disminución de la inmunosupresión, al contrario de lo que ocurriría en el rechazo.

Respecto al tratamiento antiviral se han utilizado de forma empírica cidofovir, leflunomida, quinolonas e inmunoglobulinas i.v. aunque su eficacia es difícil de determinar por la falta de estudios prospectivos controlados.

Como hemos referido, la reducción de la inmunosupresión ha demostrado ser el tratamiento más eficaz para disminuir los efectos de esta infección vírica sobre la función del injerto y es la base del tratamiento. La práctica habitual es el descenso de tacrolimus o su sustitución por ciclosporina y el descenso o eliminación del micofenolato. El tratamiento con inhibidores de la mTor (rapamicina o everolimus) representa una alternativa inmunosupresora al tratamiento de la NBK ya que producen un efecto antiviral objetivado en estudios in vitro y pueden restablecer la inmunidad mediada por células T en una terapia inmunosupresora sin Tacrolimus.

Síndrome uretral (SU)

La Chlamydia trachomatis es el agente causal más frecuentemente encontrado en la infección genital de transmisión sexual. Por ello, en la mujer joven (

Bacteriuria asintomática (BA)

Se define como la presencia de >105 colonias/ml en mujeres, o de > 104 colonias/ml en varones, en dos ocasiones, sin síntomas de cistitis ni fiebre. Se ha demostrado que la BA solo debe tratarse con antimicrobianos en alguna de las siguientes circunstancias:

  • Embarazo.
  • Tras retirada de sonda vesical.
  • Antes de realizar una exploración urológica o litotricia.
  • Anomalías anatómicas de la vía urinaria.
  • Niños menores de 7 años con reflujo vesico-ureteral importante.
  • Primeros 4-6 meses del Trasplante Renal.
Pielonefritis aguda (PNA)

Por diferencias en su pronóstico, debemos diferenciar las PNA que aparecen en mujeres con criterio de ITU no complicada de aquellas en enfermos con ITU complicada (Figura 1). En cualquiera de ellas siempre deben realizarse urocultivo y hemocultivos.

PNA en mujer con criterios de ITU no complicada:

  • Vigilancia durante 6-12 horas en urgencias, e inicio de tratamiento antibiótico. Alta con tratamiento oral.
  • Hospitalizar sólo si existe gran afectación del estado general ó vómitos (sueroterapia).
  • Control en Policlínica en 2-3 días para observar evolución.
  • El tratamiento antibiótico empírico, hasta antibiograma, puede elegirse entre los siguientes:
  1. Si hay tolerancia oral y el cuadro es leve: Quinolonas v.o. (Ciprofloxacino 500 mg v.o./12 horas; Ofloxacino 200 mg v.o./12 horas).
  2. Si el cuadro es más severo ó no hay tolerancia oral: Ceftriaxona 1-2 gr VIM ó VIV/24 horas, o Gentamicina 3-5 mg/Kg/día VIM. Cuando sea posible se debe pasar a la vía oral con quinolonas.

La duración del tratamiento debe ser 10-14 días. Existe bastante consenso en que el urocultivo tras el tratamiento y el estudio de la vía urinaria no son necesarios si la evolución es la esperada [4].

PNA en paciente con ITU Complicada:

Debido a que se trata de pacientes con patologías subyacentes ó anomalías de la vía urinaria (Figura 1), se recomienda la hospitalización. El tratamiento empírico inicial debe ser parenteral e incluye Cefotaxima, que cubre el Enterococo, más un Aminoglicósido. En los pacientes más graves se puede recurrir a un beta-lactámico de amplio espectro (Imipenem, o Piperacilina/Tazobactam). Cuando se haya observado mejoría se puede pasar a la vía oral con Quinolonas. El tratamiento debe durar 10-21 días [2] [4].

Se trate de una PNA complicada ó no, si con el tratamiento antibiótico no se observa mejoría en 72 horas, o se produce un empeoramiento, se debe valorar la posible existencia de: a) Microorganismo resistente, b) Obstrucción de la vía urinaria, c) Quiste renal infectado c) Complicación supurada local (absceso) ó Nefritis Intersticial Bacteriana Focal, d) Necrosis Papilar, ó e) Pielonefritis enfisematosa (anaerobios). En estos casos se debe revisar el tratamiento antibiótico y realizar ecografía urgente y TAC. Si se trata de alguna de estas complicaciones hay que seguir otras medidas además de las propias de todo proceso infeccioso como el drenaje percútaneo de los quistes infectados o abscesos locales [3] [4].

ITU por Candida

En los últimos años su incidencia ha aumentado en especial en los pacientes diabéticos, con sondaje prolongado, o inmunosuprimidos. Se recomienda dar los siguientes pasos:

  1. Retirada de catéteres, cese de los antibióticos de amplio espectro, y reducción de la inmunosupresión (en especial de los corticoides) si fuera posible.
  2. Si la sonda urinaria es necesaria, debe insertarse una sonda nueva de tres vías y mantener un lavado vesical continuo de Anfotericina B en agua destilada (50 mcg/ml) durante 5-10 días.
  3. Tratamiento con Fluconazol 200-400 mg/día durante 10-14 días. Debe considerarse que la Candida Glabrata y la Krusei son resistentes al fluconazol.
  4. En los pacientes que no responden al fluconazol, se recomienda la combinación de Anfotericina B a dosis bajas (10 mg/día) más Flucitosina a dosis completa (100 mg/Kg/día en 4 dosis) durante 10-14 días.
Casos especiales Tuberculosis genitourinaria

Suele debutar años después del episodio pulmonar agudo inicial, con un síndrome cistítico que no responde a antibióticos, asociado a epididimitis, orquitis y/o prostatitis en el varón. Más tarde aparecen síntomas de disfunción de la vía urinaria con dolor lumbar, cólico nefrítico y manifestaciones de enfermedad general (astenia, anorexia, perdida de peso) y finalmente insuficiencia renal crónica. En las fases más avanzadas la placa de abdomen simple puede demostrar calcificaciones en cualquier zona del aparato genitourinario, y en la urografía se pueden observar desde irregularidades de los márgenes papilares hasta deformidades caliciales, cicatrices destructivas, calcificaciones múltiples, estenosis ureterales, y microvejiga. Debe utilizarse triple terapia a base de Isoniacida (5 mg/Kg/día), Rifampicina (10 mg/Kg/día), y Pirazinamida (25 mg/Kg/día) durante 2 meses. Cuando se precise, se puede sustituir alguno de los 3 fármacos por Etambutol (15-25 mg/Kg/día). Posteriormente se continúa sin pirazinamida hasta completar 6-8 meses. Cuando existen estenosis ureterales deben asociarse corticoides.

Es necesario realizar un Zielh y cultivo de Löwenstein cada 2 meses hasta comprobar su negativización. Anualmente, durante varios años, practicar cultivos de Löwesntein para identificar posibles recidivas.

Cistitis incrustante y pielitis incrustante: El Corynebacterium urealyticum es una bacteria altamente resistente a la mayoría de los antimicrobianos, excepto a vancomicina y teicoplanina. El tratamiento de infección por CU incluye tratamiento antibiótico específico y prolongado y, a veces, la escisión quirúrgica de las calcificaciones.

Pielonefritis xantogranulomatosa: Debe administrase antibióticos según el antibiograma con idea de negativizar el cultivo y prevenir complicaciones antes de efectuar la intervención quirúrgica (nefrectomía parcial o total), que es el tratamiento definitivo.

Malacoplaquia: En estos casos debe administrarse tratamiento antimicrobiano empírico durante 4-6 meses, con antibióticos que difundan bien y al mismo tiempo, activos frente a gramnegativos (quinolonas, cotrimoxazol, doxacilina). Si los antibióticos no son efectivos, está indicado el tratamiento quirúrgico.

Tablas
Tabla 1.
Agentes etiológicos implicados en las ITU
Tabla 2.
Factores de riesgo para ITU en trasplante renal
Imágenes
Figura 1.
Concepto de ITU complicada y no complicada
Figura 2.
Esquema de tratamiento de la ITU recurrente de la mujer
Referencias Bibliográficas
1.
Bacheller CD, Bernstein JM. Urinary tract infection. Med Clin North Am 1997; 81:719-729. [Pubmed]
2.
Stamm WE, Hooton TM: Management of urinary tract infection in adults. N Engl J Med 1993; 329:1328-1334. [Pubmed]
3.
Hooton TM, Winter C, Tiu F, Stamm WE: Randomized comparative trial and cost analysis of 3-day antimicrobial regimens for treatment of acute cystitis in women. JAMA 1995; 273:41-47. [Pubmed]
4.
Tolkoff-Rubin NE, Cotran RS, Rubin RH: Infecciones del tracto urinario, pielonefritis y nefropatía por reflujo. En Brenner, BM, (Ed). The kidney. pp 1513-1569, Filadelfia 2005.
5.
Espinosa Román L: Infección urinaria. En García Nieto V y Santos F. (Ed) "Nefrología Pedíátrica". pp 205-215. Aula Médica Ediciones. Madrid. 2000.
6.
Rivero Sánchez M, Ceballos Guerrero M, García T y Mazuecos A. En Normas de actuación clínica en nefrología (Ed). Infecciones urinarias pp 133-153. SEN. Madrid 1999.
7.
RICE JC. Infectious Diseases Community of Practice. Urinary tract infections in solid organ trasplant recipients. Am J Transplant 2009; 9 (Suppl 4): S267-S270. [Pubmed]
8.
Kidney Disease Improving Global Outcomes (KDIGO). Transplant Work Group. Am J Transplant 2009; 9 (Suppl 3): S1-157. [Pubmed]
9.
Special issue: AST Infectiosus Diseases Guidelines 2nd ed. Am J Transplant 2009; 9(Suppl 4):S1-281. [Pubmed]
Órgano Oficial de la Sociedad Española de Nefrología
Contactar | Web Map | Aviso legal