Volver al índice
Fecha actualización: 27/09/16
Use CTRL+F para buscar en este artículo

Algoritmos diagnósticos: Equilibrio ácido base


Roberto Alcazar Arroyo

Elena Corchete Prats

Servicio de Nefrología

Hospital Infanta Leonor. Madrid

ACIDOSIS METABOLICA Diagnóstico

Ante todo trastorno ácido-base, debe identificarse su tipo y su compensa el pH, la pCO2 y el bicarbonato (HCO3-) (Figura 1) y (Tabla 1). Una compensa de otro trastorno. Por último, debe determinarse la causa del trastorno.

La acidosis metabólica es un trastorno ácido-base que tiende a producir acidemia (descenso en el pH) por cambios primarios en la concentración de HCO3-. Las acidosis metabólicas se clasifican por el valor del anión gap (AG) del plasma: AG = Na+ - [Cl-+HCO3-] (valor normal: 12 ± 4 mEq/l; si el laboratorio usa electrodos selectivos el valor normal es 6 ± 3 mEq/l). Este parámetro representa  la diferencia entre  las principales cargas positivas (cationes) y negativas (aniones). Hay algunas circunstancias clínicas que pueden modificar este valor (Tabla 2).

Acidosis metabólicas con anión gap aumentado o acidosis normoclorémicas: por ganancia neta de un ácido, ya sea endógeno, como en la acidosis láctica o en la cetoacidosis diabética, o exógeno, como en las intoxicaciones por alcoholes (metanol, etilenglicol, propilenglicol). La acidosis láctica puede ser de varios tipos. La tipo A hace referencia a los estados de hipoxia o hipoperfusión tisular (shock cardiogénico, shock hemorrágico, shock séptico). En la tipo B, sin embargo, no hay evidencia clínica de hipoperfusión y está relacionada con enfermedades hereditarias o adquiridas (neoplasias, hepatopatías), toma de fármacos (metformina) o tóxicos (alcoholes, cianuro). Las intoxicaciones por alcoholes se caracterizan por hiperosmolalidad, siendo útil, además de la determinación directa del tóxico, el cálculo del gap osmolal (diferencia entre la osmolalidad medida por el osmómetro y la calculada).

Osmolalidad calculada = 2 x [Na+]p + [glucosa] (mg/dl)/18 + [BUN*] (mg/dl)/2,8

      *Nitrógeno ureico

Acidosis metabólicas con anión gap normal disminuido o acidosis hiperclorémicas: se producen por pérdida de bicarbonato, bien extrarrenal (habitualmente por pérdidas gastrointestinales) o bien renal. La carga neta urinaria permite distinguir entre el origen renal y extrarrenal de estas acidosis. La anamnesis y la exploración física son básicas para el diagnóstico diferencial. Hay que interrogar sobre antecedentes de diabetes mellitus, o diarrea, o ingesta de fármacos (metformina, salicilatos) o tóxicos (alcohol, metanol, etilenglicol, entre otros). En la exploración física hay que prestar atención a la existencia o no de hipoperfusión tisular (acidosis láctica) y a la volemia (acidosis láctica y cetoacidosis diabética).

Tratamiento

Como en todo trastorno electrolítico y de ácido-base, en la planificación del tratamiento es fundamental evaluar la gravedad y los posibles trastornos ácido-base o electrolíticos asociados. En las acidosis graves hay que anticiparse a los riesgos de la propia acidosis y a los derivados de su tratamiento (Figura 2). La gravedad de la acidosis depende de:

•  HCO3-  en sangre arterial: indicador de la capacidad tampón remanente. Valores inferiores a 5 mmol/l indican que la acidosis es muy grave.

•  Compensación adecuada de  la pCO2: una pCO2 arterial superior a la esperada indica un trastorno en la capacidad de ventilación alveolar y tendrá un gran impacto en la cifra final de pH. Valores extremadamente bajos de pCO2 (< 15 mmHg)  indican que  la compensación  respiratoria está alcanzando su  límite. La pCO2  venosa es un índice de perfusión tisular, que estará comprometida si supera en 10 mmHg la pCO2 arterial.

•  Etiología de la acidosis: las acidosis lácticas por hipoxia son las más graves, ya que su tasa de producción de hidrogeniones es muy superior a la de otras acidosis. También lo son las acidosis por intoxicación por alcoholes debido a su rápida evolución. La principal alteración electrolítica a evaluar a la hora del tratamiento es la kalemia. Por cada 0,1 unidades que disminuye el pH, el K+p aumenta en 0,6 mmol/l. En acidosis graves, valores normales de K+p indican que hay una hipopotasemia subyacente que podría pasar inadvertida y que empeorará durante la corrección de la acidosis, favoreciendo la fatiga muscular respiratoria. En estos casos la corrección de la hipopotasemia debe hacerse de forma simultánea a la de la acidosis.

Acidosis metabólica con anión gap aumentado: el tratamiento se basa en frenar la fuente de producción de ácido. El aporte de bicarbonato debe limitarse sólo a circunstancias muy determinadas (hiperpotasemia extrema o descensos potencialmente letales de pH), siempre valorando riesgos y beneficios. Es útil en las acidosis extremas para ganar tiempo mientras se corrige la causa que motivó la acidosis, preferentemente en forma de preparaciones no hiperosmolares (bicarbonato 1/6 M). El bicarbonato sérico diana en los cálculos de reposición no será superior a 10-12 mEq/l.

ALCALOSIS METABOLICA Diagnóstico

Ante todo trastorno ácido-base, debe identificarse su tipo y su compensación (respuesta secundaria) mediante el pH, la pCO2 y el bicarbonato (HCO3-) (Figura 3) y (Tabla 1). Una compensación inadecuada implica la asociación de otro trastorno. Por último debe determinarse la causa del trastorno.

La alcalosis metabólica es un trastorno ácido-base que tiende a producir alcalemia (aumento en el pH) por cambios primarios en la concentración de HCO3-. Se trata de un trastorno frecuente en el medio hospitalario que, en sus valores extremos, se asocia a una importante morbimortalidad. En la mayoría de las ocasiones se acompañará de un déficit de potasio y cloro y de la contracción del volumen extracelular. La alcalosis metabólica se genera por exceso en los aportes de bicarbonato o por pérdida de hidrogeniones. Las causas más frecuentes son  los vómitos y el uso de diuréticos. Para que  la alcalosis se mantenga en el tiempo, siempre tiene que haber una alteración en la excreción renal de bicarbonato, que en circunstancias normales es muy eficiente. Las causas que condicionan un déficit en la excreción renal de bicarbonato son: la contracción de volumen circulante eficaz, la depleción de Cl-  y de K+, el exceso de actividad mineralocorticoidea (hiperaldosteronismo) y la insuficiencia renal grave. 

Ante toda alcalosis metabólica, debe evaluarse si existe o no insuficiencia renal, la volemia y si existen alteraciones electrolíticas acompañantes (habitualmente hipopotasemia). En casos de alcalemia grave (HCO3- > 40 mEq/l), el anión gap suele elevarse de  forma moderada, habitualmente por acúmulo de  lactato. En presencia de hipovolemia, la determinación del cloro en orina permitirá distinguir entre vómitos y toma de diuréticos reciente. A veces es difícil distinguir entre una tubulopatía (síndrome de Bartter o Gitelman) y la ingesta subrepticia y crónica de diuréticos. En estos casos, la determinación de diuréticos en orina o la seriación de los iones en orina (en la ingesta crónica de diuréticos los iones en orina no estarán elevados de forma persistente, sólo tras la toma de los diuréticos) permitirá distinguir dichas situaciones. En presencia de normo-hipervolemia, habitualmente con hipertensión arterial, hay que realizar un estudio de renina y aldosterona para distinguir las diferentes causas de aumento en la actividad mineralocorticoidea. Tal y como se recoge en la (Tabla 3), los electrolitos en orina son muy útiles para el diagnóstico diferencial de las principales causas de alcalosis metabólica.

Tratamiento

Como en todo trastorno electrolítico y de ácido-base, en la planificación del tratamiento es fundamental evaluar la gravedad y los posibles trastornos ácido-base o electrolíticos asociados (Figura 4). La alcalosis metabólica es un trastorno relativamente frecuente, y su tratamiento es el de la enfermedad que lo originó, frenando la pérdida de hidrogeniones y corrigiendo los déficits existentes (hipovolemia, cloro y potasio). Sus síntomas suelen ser difíciles de diferenciar de los de la depleción de volumen o la hipopotasemia acompañante. De forma excepcional puede aparecer una alcalosis metabólica grave (pH > 7,65), habitualmente en el paciente crítico o que ha precisado de dosis altas de bicarbonato parenteral durante maniobras de resucitación cardiopulmonar y que se acompaña de elevada mortalidad. En el tratamiento se distinguen dos tipos de alcalosis: las sensibles y las resistentes al cloro.

•  Alcalosis metabólica sensible al cloro: se caracteriza por hipovolemia y cloro urinario bajo, habitualmente como consecuencia de vómitos, aspiración nasogástrica o  ingesta de diuréticos (en la toma reciente el Cloro estará elevado). El tratamiento consiste en aportar cloro en forma de suero salino isotónico junto a cloruro potásico (resulta fundamental reponer de forma controlada la kalemia, aunque es de esperar cierta redistribución transcelular de potasio al medio extracelular al corregirse la alcalosis). La expansión de volumen permitirá disminuir el bicarbonato sérico por tres mecanismos: revirtiendo el componente de contracción de volumen, disminuyendo la reabsorción renal de sodio secundaria a la hipovolemia (lo que favorece la eliminación de bicarbonato sódico) y aumentando el aporte renal distal de cloro que permitirá estimular la secreción de bicarbonato en el túbulo colector cortical renal. 

Dos cuestiones prácticas que es preciso recordar: 

-  Si se decide tratar  la hipopotasemia con suplementos orales, sólo el ClK será efectivo, y no otras sales de potasio que aumentarán la excreción renal de hidrogeniones. 

-  En los pacientes con aspiración nasogástrica, el uso de inhibidores de la bomba de protones permitirá disminuir la pérdida de HCl. 

•  Alcalosis metabólica resistente al cloro: la administración de suero salino no resulta eficaz. El tratamiento es el específico de la enfermedad subyacente.

-  En  los estados edematosos  refractarios y/o en  los pacientes con cor-pulmonale e hipercapnia crónica, el tratamiento con acetazolamida en dosis de 250-375 mg una o dos veces al día puede ser útil, al aumentar la excreción renal de bicarbonato. Debe vigilarse el potasio sérico, ya que es un fármaco que induce kaliuresis. 

-  En la insuficiencia renal con alcalosis metabólica grave, el tratamiento de elección será la diálisis que permitirá restaurar el equilibrio ácido-base.

En el caso de alcalosis extrema, puede ser necesaria la asociación de HCl o NH4Cl de acuerdo con el algoritmo, calculando el exceso de bicarbonato según esta fórmula:

    Exceso de bicarbonato = 0,6 x peso corporal x Δ HCO3-

    Δ HCO3- = HCO3- plasmático - 24

ALCALOSIS RESPIRATORIA

La alcalosis respiratoria se caracteriza por una disminución primaria en la pCOde los líquidos corporales, esto es, hipocapnia primaria. De forma compensadora disminuirá el CO3H+ plasmático (Tabla 4). La alcalosis respiratoria, ya sea simple o mixta, es el trastorno ácido-base más frecuente, tanto en personas sanas, ya que se manifiesta durante el embarazo normal, y en residentes a grandes altitudes, durante el ejercicio y ante situaciones emocionales, como en enfermos críticos. Su detección es muy útil para el diagnóstico precoz de enfermedades subyacentes, como es el caso del síndrome de respuesta inflamatoria sistémica, la septicemia incipiente, el envenenamiento con salicilato, la embolia pulmonar y las enfermedades psiquiátricas. En estas circunstancias representa un factor de mal pronóstico, especialmente si la pCO2 desciende por debajo de 20-25 mmHg. En el algoritmo (Figura 5) se detallan las principales causas de alcalosis respiratoria. En la mayoría de los pacientes, la hipocapnia primaria es secundaria a hiperventilación alveolar (la hipoxemia es el mayor estímulo para la hiperventilación), por afectación pulmonar, afectación de los receptores periféricos, carotídeos y aórticos, o receptores cerebrales. La respuesta de los receptores cerebrales al CO2 puede verse aumentada en enfermedades sistémicas (hepatopatías, sepsis) y fármacos.

Los datos de la gasometría identificarán el trastorno, pero las piedras angulares para el diagnóstico diferencial son  la evaluación de  los antecedentes, el examen  físico  (la hiperventilación puede presentarse sin aumentos perceptibles en la tasa o el esfuerzo respiratorio) y los datos de laboratorio. En  lo referente al tratamiento, en  la mayoría de  los casos basta con  la  identificación y corrección de  la causa subyacente. En la hiperventilación aguda grave, la sedación con benzodiazepinas de corta duración y la respiración en un sistema cerrado anularán eficientemente los síntomas neurológicos secundarios a la hipocapnia. 

ACIDOSIS RESPIRATORIA

La acidosis respiratoria se produce por un aumento primario de la concentración de CO2 en los fluidos corporales. Implica una disminución en  la ventilación alveolar efectiva en relación con  la tasA de producción de CO2, que puede suceder bien por alteraciones obstructivas de  la vía respiratoria o del parénquima pulmonar, bien por alteraciones de la pared torácica y/o de los músculos respiratorios, bien por alteraciones del centro respiratorio. La acidosis respiratoria se clasifica en aguda y crónica, en función de la forma de aparición y de la duración. La respuesta compensadora se basa en la retención renal de HCO3- (Tabla 4).

Para el diagnóstico (Figura 6) es necesario considerar los antecedentes y los resultados de los exámenes físicos y analíticos del paciente. Distinguir entre hipercapnia aguda e hipercapnia crónica puede ser una tarea compleja. La hipercapnia aguda se asocia con una concentración de HCO3- plasmática y un pH sanguíneo inferiores a los de la hipercapnia crónica. La utilidad de este criterio, sin embargo, resulta limitada, puesto que es frecuente la existencia de desórdenes ácido-básicos adicionales, por la variabilidad individual de las respuestas secundarias a la hipercapnia, y porque puede haber transcurrido un tiempo insuficiente entre el inicio de la hipercapnia y la expresión completa de  la  respuesta secundaria. En líneas generales, los valores de HCO3- plasmática en la hipercapnia aguda deben estar entre 24 y 29 mmol/l. Fuera de este intervalo indican un trastorno metabólico sobreañadido. En el diagnóstico diferencial es útil el gradiente alveoloarterial de O2, que estará aumentado en la enfermedad pulmonar intrínseca, y será normal si la hipoventilación es de origen central, o se debe a alteración de la pared torácica o de los músculos inspiratorios:

 G(A-a)O2 = PIO2– (1,25 x PCO2) – PO2

PIO2 = pO2 en aire inspirado = FiO2 x (presión atmosférica – presión de vapor de agua) = 0,21 x (760-47) = 150 mmHg.

Valores normales: 5-10 mmHg en < 30 años; 15-20 mmHg en > 30 años

En el tratamiento de la acidosis respiratoria aguda, siempre debemos buscar la causa subyacente y el establecimiento y consolidación de una vía respiratoria libre, restaurando una oxigenación adecuada mediante la administración de una mezcla para inspiración rica en O2 y/o una adecuada ventilación con asistencia mecánica si el movimiento respiratorio espontáneo es inadecuado.

TRASTORNOS MIXTOS

Un cambio inicial en la concentración de bicarbonato o pCO2 siempre va acompañado de una respuesta compensatoria en el otro elemento (Figura 6). Esta respuesta es predecible basándose en datos empíricos obtenidos en grandes grupos de población (Tabla 4). Determinar si una compensación es adecuada o no va a permitir detectar si existe un segundo o tercer trastorno asociado, es decir, si estamos ante un trastorno mixto. La primera premisa que hay que recordar al valorar una compensación es que no va a conseguir normalizar el pH, ya que si  fuera así el estímulo de  la compensación desaparecería. Por tanto, ante una gasometría con pCO2 o bicarbonato alterados y valores de pH normales, debemos pensar en un trastorno «mixto cruzado»; por el contrario, en caso de pH extremos bajos o altos debemos descartar la existencia de un trastorno «mixto en la misma dirección». Para poder detectar estos  trastornos, es  imprescindible seguir una  rutina a  la hora de  leer una gasometría siguiendo este orden: 1.º pH à 2.º pCO2 à 3.º bicarbonato. Posteriormente, hay que calcular  las diferencias entre  la variación de  la pCO2 y  la de bicarbonato respecto a sus valores considerados normales y ver si están compensadas adecuadamente o no (Tabla 4). Se llega entonces al cuarto paso, que consiste en calcular el anión gap (AG) independientemente del pH. Si se halla un AG aumentado, se comparará el aumento de AG respecto de su valor basal (Δ AG) con el cambio del bicarbonato (Δ bic), que es la diferencia entre el bicarbonato normal y el bicarbonato encontrado: (Δ AG: Δ bic).

•  Si el Δ AG es menor que el descenso del bicarbonato: se  trata de una acidosis metabólica con AG aumentado más otra acidosis metabólica (hiperclorémica) que induce un descenso del bicarbonato superior al esperado. 

•  Si el Δ AG es mayor que el descenso del bicarbonato: indica que este último está inusualmente elevado, por lo que existe una alcalosis metabólica asociada.

En este cálculo hay que tener en cuenta dos premisas: 

1. Es fundamental recordar siempre que hay que corregir el AG en la hipoalbuminemia (algoritmo de acidosis metabólica). 

2. El valor normal de la relación Δ AG/Δ bic está entre 1 y 2 e indica una acidosis metabólica con AG elevado. Si Δ AG/Δ bic < 1, indica dos acidosis combinadas. Si Δ AG/Δ bic > 2, indica una alcalosis metabólica asociada. 

BiBLIOGRAFIA

•  Halperin M, Kamel K, Goldstein M. Fluid, Electrolyte, and Acid-Base Physiology. A problem based approach. 4th Ed. Philadelphia: W.B. Saunders Co; 2010.

•  Rose B. Acid-Base Physiology and Regulation of Acid-Base Balance. En: Rose B (ed.). Clinical Physiology of Acid-Base and Electrolyte Disorders. New York: McGraw Hill; 1994.

•  Ayus JC, Caramelo C, Tejedor A (eds.). Agua, electrolitos y equilibrio ácido-base. Aprendizaje mediante casos clínicos. Madrid: Panamericana; 2007.

•  Montoliu J (ed.). Metabolismo electrolítico y equilibrio ácido-base. Fisiopatología, clínica y tratamiento. Madrid: Mosby/Doyma; 1994.

•  Tejedor A (ed.). Manejo de las alteraciones hidroelectrolíticas y ácido-básicas en la práctica hospitalaria. Madrid: Ergon; 1999.

•  Adrogué HJ, Gennari FJ, Galla JH, Madias NE. Assessing acid-base disorders. Kidney Int 2009;76:1239-47.

•  Galla JH. Metabolic alkalosis. J Am Soc Nephrol 2000;11:369-75.

•  Kraut JA, Madias NE. Serum Anion Gap:  its uses and  limitations  in clinical medicine. Clin J Am Soc Nephrol 2007;2:162-74.

Tablas
Tabla 1.
Compensación respiratoria de los trastornos ácido-base
Tabla 2.
Circunstancias clínicas que modifican el valor del anión gap
Tabla 3.
Iones y pH en orina en el diagnóstico diferencial de la alcalosis metabólica
Tabla 4.
Compensaciones adecuadas de los trastornos ácido base
Tabla 5.
Principales causas de los trastornos mixtos del equilibrio ácido base
Imágenes
Figura 1.
Algoritmo diagnóstico de acidosis metabólica
Figura 2.
Algoritmo terapéutico de la acidosis metabólica
Figura 3.
Diagnóstico de alcalosis metabólica
Figura 4.
Alcalosis metabólica tratamiento
Figura 5.
Alcalosis respiratoria: diagnóstico
Figura 6.
Acidosis respiratoria: diagnóstico
Figura 7.
Diagnóstico de trastornos mixtos ácido base
Órgano Oficial de la Sociedad Española de Nefrología
Contactar | Web Map | Aviso legal